La imagen se transmite por las televisiones de todo el mundo. Son las calles de Vallecas en Madrid, un joven patea con saña a un policía una y otra vez, antes le había provocado de todas las formas posibles, le insulta, se coloca a pocos centímetros de su cara en posición de guardia de boxeo, como si de un combate se tratara, animando a sus amigos a ponerse a su altura. Él es el líder que guía a los demás. Siguen durante largos minutos los insultos, se escucha «¡A por ellos como en Paracuellos!», recordando el asesinato histórico de cerca de 3.000 personas por parte del bando republicano en el 36.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate