“Mi objetivo era formar un equipo, formarlo independientemente de la edad de los jugadores y de los equipos a los que pertenecieran, y que los españoles se pudieran sentir orgullosos de ellos. Eso, lo hemos conseguido”. La frase, pronunciada por el seleccionador español minutos después de que “La Roja” cayera eliminada en la primera semifinal de la Eurocopa ante Italia, recoge en sí misma tantas lecciones de liderazgo que cuesta trabajo comenzar por alguna de ellas. Luis Enrique no es, ni mucho menos, el entrenador más simpático y empático de la historia del fútbol, sin embargo le reconozco capacidades en la gestión de equipo que han sido clave para que España llegara a la semifinal en la Eurocopa 2021.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate