Lo de Casado conversando con Rajoy parecía una charla de barbería, esas charlas generacionales de las barberías, como cuando el padre llevaba al hijo a cortarse el pelo o sólo a que aprendiera de la vida, allí en un ambiente de ronquera radiofónica, carruseles de toreros e Interviús de la Cantudo. Casado y Rajoy en el sillón del barbero, con su cosa de reclinatorio de padre de familia, de comunión masculina con navaja y naipe, de lección de vida con olor a loción como a cerveza…

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate