El Congreso del PSOE ha sido una master class de comunicación política previsible y anunciada, avanzaron todos los medios hace meses su giro a la socialdemocracia, como así ha sido, para que los votantes intenten olvidar los fracasos de su gestión en el gobierno con la extrema izquierda. Lo que nadie se atrevió a avanzar es que se apropiaría en exclusiva del fin de ETA como un logro del PSOE, algo que no hizo ni Rubalcaba, ni el CNI, ni las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que fueron los que podrían haberse puesto esa medalla.  

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate