Parece que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene ya prácticamente amarrada la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado una vez que ERC ha resuelto, por su parte, en Cataluña la aprobación de los suyos gracias a un pacto de última hora con los comunes de Ada Colau. A cambio, eso sí, de que ERC se desdiga en el Ayuntamiento de Barcelona y pase a aprobar las cuentas de los comunes en contra de lo que la semana pasada había anunciado Ernest Maragall en nombre de su partido.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate