Angela Merkel nos ha dejado. Gran líder del sueño europeo, que en las últimas semanas se ha visto agasajada con innumerables y merecidos homenajes, acaba de abandonar definitivamente la cancillería. Lo ha hecho tras una histórica ceremonia de traspaso de poderes a su sucesor, Olaf Scholz, viejo conocido y colaborador, a pesar de la diferencia política, ya que ha sido su ministro de Finanzas y vicecanciller durante los últimos cuatro años. Europa, el mundo, no serán ya nunca igual sin ella.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate