Con el tablero geopolítico abierto de nuevo en canal y en medio de la crisis más grave desde el final de la Segunda Guerra Mundial -son palabras del jefe de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell– es pertinente analizar las circunstancias que han llevado al nuevo ‘demonio mundial’, Vladimir Putin, a invadir un estado soberano como Ucrania al que sigue considerando parte de su propio territorio y a poner contra las cuerdas la patente debilidad de occidente y de los Estados Unidos de Joe Biden, cuya credibilidad ya quedó en almoneda tras el vergonzoso y vergonzante episodio del abandono precipitado de Afganistán.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate