Feijóo ya es presidente del PP, o más padre que presidente, que ya saben que él ha traído la adultez al partido como si trajera el tabaco y el Interviú. Pero también Rajoy era adulto, incluso era su único mérito, un mérito que demostraba comiendo caramelos de abuelo en el Congreso y hablando con refranes y sentencias de barbero, y ya ven cómo resultó aquello. Política para adultos se llama el libro de memorias o humores de Rajoy, ese Rajoy que, como un adulto, se fue a la güisquería dejando a Soraya con su gran bolso de folclórica para sustituirlo en la moción de censura. Cosas de la política adulta. Más cosas de la política adulta: para distanciarse de Vox, Feijóo les dedicó un “dejemos de repartir carnés, de ser más español que nadie”. Antes había dicho esto: “Cómo no voy a querer a los vascos, si tengo un hijo con el 25% como mínimo de su genética vasca”. Sí, ese sinsentido de repartir carnés cuando la nación es cosa genética, científicamente cuantificable. Esto debe de ser la adultez y, claro, la moderación.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate