Telecinco va a estrenar la serie de Zelenski, el actor que hacía de presidente y ahora es un presidente que también tiene que hacer de actor. Zelenski no es como Reagan, un mal vaquero en las películas y un mal vaquero en la Casa Blanca, que dejó toda la madera de barco de sus escritorios arañada de espuelas, como la de un saloon. En realidad Reagan no fue tan mal presidente, pero quedaba perfecto y ridículo haciendo de muñecote de sí mismo en Spitting Image. Reagan no conseguía convencer en su papel de presidente y la gente sólo lo veía como un secundario de Bonanza, con su camisa de cuadros y sus manos de herrero, intentando hacer de presidente. Pero Zelenski consigue que lo veamos como presidente de película haciendo de presidente real, o al revés, que en cualquier caso es un triunfo del actor y del presidente. Por eso no resulta ridículo, sino inspirador. Es como si Morgan Freeman terminara de presidente, pero en ucraniano.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate