“El ataque de Putin no quedará impune. Las sanciones seguirán hasta que Putin salga de Ucrania”, ha dicho Pedro Sánchez en las últimas semanas, elevando el tono para desmarcarse de sus socios de Gobierno. Mientras tanto multiplicaba la compra de gas a Rusia por cuatro respecto a junio del año pasado. En el reciente debate sobre el estado de la nación, nombró a Putin en una decena de ocasiones para señalarle como culpable de todos lo males económicos de nuestro país. Dijo el presidente: “Vamos a seguir castigando a Putin para que este conflicto acabe cuanto antes”. Y durante la hora y veinte minutos que duró su discurso, abonó a Putin 1,4 millones de euros por la compra de gas ruso para España. Así es la política cuando se improvisan medidas y se tiene silenciada y anestesiada a buena parte de la opinión pública que ni siquiera conoce en profundidad la noticia.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate