Opinión

El legado de Gorbachov, visto desde Ucrania

Flores depositadas frente a un retrato del difunto ex presidente soviético Mijail Gorbachov en su oficina en la sede de la Fundación Gorbachov en Moscú, Rusia. EFE

A principios de los años 90 comenzó una nueva tendencia entre los estadounidenses y otros representantes del mundo occidental: ir a Moscú, tomar fotografías en la Plaza Roja, cerca del primer McDonald's y con mujeres rusas. Cayó el Telón de Acero y parecía que Rusia se incorporaba automáticamente al mundo democrático, aceptando el capitalismo con toda su belleza y avanzando hacia un futuro feliz.

En este mismo momento, cuando Naomi Campbell tomaba fotografías con el telón de fondo del Kremlin, los rusos estaban matando brutalmente a los chechenos, destruyendo sus ciudades, arrasando sus casas hasta los cimientos. Casas que probablemente construyeron ladrillo a ladrillo, decoraron, criaron niños en ellas y organizaron cenas familiares. Hasta que llegaron los rusos y lo destruyeron todo.

La diferencia en la memoria al oeste del Telón de Acero y al este es sorprendente. Al igual que con el primer McDonald's de Moscú bajo Yeltsin, la gente estaba cegada por los cambios en Moscú bajo Gorbachov, ajena a las revoluciones, guerras, muertes e incluso la responsabilidad del desastre nuclear más grande del mundo.

Yo, como millones de personas, soy esa mujer ucraniana con pasaporte de Chernóbil, cuya familia proviene de Pripyat, ahora llamada ciudad fantasma

Actualmente, Internet está lleno de recuerdos felices de Gorbachov de personas que nunca vivieron en el régimen soviético, cuyos familiares no murieron en la plaza de Lituania y en la guerra de Nagorno-Karabaj, que no llevaron consigo un pasaporte de Chernóbil todas sus vidas y no perdió el contacto con el pasado de su familia, ya que las tumbas de sus antepasados ​​estaban cubiertas de polvo nuclear.

Yo, como millones de personas, soy esa mujer ucraniana con pasaporte de Chernóbil, cuya familia proviene de Pripyat, ahora llamada ciudad fantasma. Está claro por qué esta imagen de Gorbachov como el último emperador fue importante para poner fin a la Guerra Fría, pero con el tiempo empezamos a olvidar que detrás de esta imagen no había un héroe, sino un comunista incompetente común y corriente para quien el rango era más importante que la vida humana.

Crecí leyendo al poeta ucraniano Vasyl Stus, quien murió en las colonias siberianas en 1985, cuando el mundo estaba tan inspirado por los valores democráticos del recién nombrado Gorbachov. En 1986, los ucranianos y sus hijos recorrieron las calles de Kiev en un desfile del Día de la Victoria, la versión comunista de la victoria sobre el nazismo. Al mismo tiempo, el veneno del reactor nuclear de la central nuclear de Chernobyl se extendió por las regiones y provocó un número de muertes y enfermedades que nunca conoceremos. Muchos vieron el programa de HBO sobre Chernóbil, que mostraba con bastante éxito cómo los cuerpos se descomponían por la radiación en una terrible agonía. Piense en esta imagen cada vez que piense en el Premio Nobel de la Paz otorgado a Gorbachov.

Desde finales de los años 80 estallaron conflictos regionales en muchas regiones de la decadente URSS que el régimen de Gorbachov no trató de detener sino que alimentó. Los conflictos locales en las repúblicas soviéticas los debilitaron, lo que dio esperanza, si no para la preservación de la URSS, al menos para la preservación de la influencia rusa en estas localidades. Rusia, como siempre, se llamó a sí misma pacificadora, mientras la guerra entre Armenia y Azerbaiyán se libraba en Nagorno-Karabaj, los turcos mesjetianos eran aplastados en Uzbekistán y las regiones georgianas de Abjasia y Osetia comenzaban a ser controladas por Rusia. Una situación similar se ha desarrollado con la república congelada de Transnistria desde 1990. Todas estas regiones han estado en el limbo durante más de treinta años, donde estallan conflictos armados de vez en cuando sin un final a la vista.

En enero de 1991, los tanques soviéticos entraron en la capital lituana, Vilnius, para destruir el movimiento independentista. Según la fiscalía lituana, que presentó cargos contra los oficiales y soldados soviéticos que participaron en la invasión, 14 civiles murieron, algunos fueron aplastados bajo las orugas de los tanques y alrededor de 700 resultaron heridos. Este incidente no fue un accidente, fue una acción deliberada del régimen de Gorbachov, que anteriormente se había implementado a mayor escala en Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Moldavia.

Después de estos hechos, Rusia inició decenas de guerras sin Gorbachov: Chechenia, nuevas oleadas en Georgia, Moldavia, guerra en Siria, invasión de Ucrania, militares mercenarios en la República Centroafricana. Comenzó una guerra híbrida en la que la información se convirtió en un arma y que se convirtió en una continuación lógica de la Guerra Fría.

¿Y Crimea? Gorbachov apoyó gustosamente la ocupación de Crimea

Durante todas estas décadas, Gorbachov criticó la acción colectiva por la escalada de presencia en Europa del Este, no a Rusia por sus motivos imperiales. Es decir, apoyó una de las narrativas más populares de la Federación Rusa para desacreditar a los ucranianos, como si la guerra no fuera entre Rusia y Ucrania, sino entre Rusia y los países occidentales, que están invadiendo el futuro del "gran estado". ¿Y Crimea? Gorbachov apoyó gustosamente la ocupación de Crimea.

Es fácil asociar el colapso del "imperio del mal" con un nombre, es mucho más difícil verlo como un proceso y no como un evento. Cuando el mundo celebraba el derrumbe de la URSS, Gorbachov trató de preservar esta máquina efímera del comunismo, de dejar a Ucrania y otros países dependientes de Rusia, proponiendo la creación de una confederación -esto es exactamente lo que le propuso al primer presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk. Él se negó.

Mi maravilloso profesor de historia siempre decía que todo evento histórico importante tiene una razón y una excusa. Gorbachov no fue la causa del colapso de la Unión, él fue la razón, ya que era él quien estaba en el poder en ese momento. Cada vez que felicitas a Gorbachov por la independencia de Ucrania y otros países antes ocupados por Rusia, un soldado caído, disidente o activista se revuelve en su tumba. Los ucranianos, como los lituanos y los georgianos, votaron por la independencia, protagonizaron una revolución a principios de los 90, se llevaron la libertad de expresión y el derecho a elegir el futuro. Y esta independencia no fue de la URSS sino de Rusia.

Si bien Gorbachov es elogiado por el colapso "pacífico" de la URSS, vale la pena recordar una vez más que no fue pacífico. Solo prolongó la guerra, que continúa hasta el día de hoy. La lucha por la independencia de Ucrania de Rusia continúa, una lucha contra un imperio malvado que en realidad nunca se vino abajo y donde Gorbachov fue solo uno de los líderes, no el mesías del cambio. Después de todo, estos cambios nunca ocurrieron en Rusia.


Anastasiia Marushevska es autora ucraniana y experta en comunicación. Tras la invasión rusa en febrero, cofundó el Ejército de Relaciones Públicas de Ucrania, una organización que lucha en el frente de la información. Es, además, coordinadora de Ukrainer, plataforma de medios que informa de Ucrania a través de documentales, libros, artículos, podcasts y exposiciones. Está especializada en comunicaciones estratégicas, narrativas globales, historia y cultura.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar