Desde el verano de 2014 los movimientos del euro han supuesto un respaldo considerable para muchas compañías de la región. Entre mayo de ese año y finales de 2016, la divisa europea registró un retroceso superior al 25% frente al dólar, aportando una nada desdeñable ventaja competitiva para las empresas europeas con mayor exposición internacional.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate