Irene Montero ha reaccionado este viernes a la afirmación del secretario político de Podemos, Iñigo Errejón, que aseguró que el partido no se puede «encasillar en el PSOE o en el PCE» en su charla de inauguración de la Universidad de Podemos 2016, que cerrará el domingo Pablo Iglesias. Errejón se refería así al debate interno que mantiene la formación, en el que Pablo Iglesias defiende un viraje a la izquierda y su segundo de a bordo, una apuesta por la transversalidad y por la amabilización del partido; el secretario político, en esta afirmación, arremetía contra el binomio que ha producido la discusión y sugería que Podemos tendría que ser algo diferente a los partidos existentes.

Ahora, la número tres de la formación, jefa de gabinete de Iglesias y próxima al secretario general, ha marcado distancias con esta afirmación: «No sé muy bien a qué se refería Errejón», ha asegurado, al ser preguntada. «La relación con el PCE y con IU la tenemos muy clara y lo que estamos debatiendo es la relación con el PSOE», ha insistido, en un intento por centrar el «eje del debate», tal como ella misma lo ha definido, en la postura de Podemos respecto a la relación con socialistas y de reducirlo a  una «cuestión de tono o de estilo». Montero ha querido zanjar la cuestión afirmando que el debate continuará y «que será una discursión muy fructífera».

La Universidad de Podemos se ha convertido estos días en un escenario más en el que confrontar posturas y avivar el debate, en principio interno, pero ya convertido en público, que mantienen el secretario político y el secretario general de Podemos en los últimos días a costa del tono que la formación debe adoptar en sus mensajes y la postura que más le convendría mantener en una negociación con el PSOE.

«En Podemos, por si alguien tenía alguna duda, el compañerismo y la fraternidad no tiene que ver con estar todos de acuerdo en todo», arrancó este jueves Errejón, que aprovechó para mandar un saludo a Pablo Iglesias en un gesto de conciliación que, pronto, dio paso al desencuentro habitual, generado tras la intervención de Pablo Iglesias en un mitin en La Coruña esta semana. «El día que dejemos de dar miedo», pronunció entonces el secretario general,»seremos uno más y ese día no tendremos ningún sentido como fuerza política». Errejón respondió rápidamente en Twitter y volvió a hacerlo el jueves, frente a los asistentes a las charlas organizadas por la formación morada.

Sólo se es radical si se es transversal y sólo se es transversal si se impugna el orden de los de arriba»

Allí, el secretario político de Podemos insistió en que el problema «no es que los sinvergüenzas nos tengan miedo», sino que lo tenga «la mayoría social», y abogó de nuevo por adoptar un tono que apele a todos los espectros del electorado. «Hay que seguir convenciendo y generando confianza a los que faltan», manifestó Errejón, que subrayó en esa misma línea su apuesta por la transversalidad: «Sólo se es radical si se es transversal y sólo se es transversal si se impugna con radicalidad el orden de los de arriba».

«No nos pueden encasillar en el PSOE o en PCE», defendió el número dos del partido, en el contexto de un debate en el que se dirime la relación que su partido debe mantener con los socialistas. «o somos ninguna de las dos cosas sino una mayoría social nueva», defendió Errejón, frente a la otra postura que abunda en el partido. La del secretario general, Pablo Iglesias, que la establece «de igual a igual»; o «la de otro tipo», como afirmó este miércoles Irene Montero, mano derecha de Iglesias, que señaló que defienden «otras personas», sin especificar quién ni a qué tipo de relación se refería, aunque haciendo referencia velada a la corriente que defiende que se debe dejar gobernar a Sánchez sin exigencias desmedidas.

Errejón defiende hablar ‘no sólo a los que vibran con Podemos’, sino también a los que ‘aún tienen dudas’

«Hay que hablar no sólo a los que vibran con Podemos, sino también a los que aún tienen dudas, pero saben que no hay salida si dejamos el país en manos de los de siempre», dejó caer Errejón en su intervención, favorable a la tesis de desalojar al PP como objetivo principal y prioritario para Podemos. Una posición similar a la que adoptó en la mañana del viernes Rita Maestre, que en una aparición en Antena 3 defendió que «se puede ser firme» a través de un mensaje «que pueda llegar a más gente de la que ya está convencida».

Maestre lidera junto a Tania Sánchez la candidatura errejonista en la comunidad de Madrid, frente a la anticapitalista de Miguel Urbán y la oficialista del senador Ramón Espinar, respaldada por Pablo Iglesias. En esas primarias, que se celebrarán junto a las de Extremadura y Andalucía, donde Teresa Rodríguez aprovechó para convocar también su propia asamblea regional, las dos corrientes principales del partido comenzarán a medir sus fuerzas antes del Congreso Extraordinario que renovará la dirección nacional a principios de 2017. Antes, una de las dos corrientes tendrá que imponer su voluntad en las negociaciones de un posible Gobierno de Pedro Sánchez o en la convocatoria de terceras elecciones.