Pedro Sánchez ha aceptado que ya no dirige el PSOE después de que 17 miembros de la ejecutiva hayan dimitido porque así lo establece el artículo 36.0 del estatuto del partido, pero considera que aún puede puede tomar decisiones sobre la resolución de esta crisis. El sector crítico, por su parte, da por liquidada a la actual ejecutiva y reclama la constitución de una gestora.

César Luena, secretario de Organización del PSOE, ha explicado en rueda de prensa que se han acogido al artículo 36.o de los estatutos por lo que han dado validez a la liquidación de la comisión ejecutiva por contar con las 17 firmas presentadas y las tres vacantes. A pesar de ello, ha puesto en marcha otro mecanismo para intentar reconducir la situación que pasa por poner en marcha la hoja de ruta prevista por Pedro Sánchez para lograr la unidad del partido en su no al Gobierno de Mariano Rajoy.

La batalla entre los dos sectores se dirimirá probablemente en la comisión de garantías en la que, en principio, Sánchez no tiene asegurado todo el apoyo, según estas fuentes. Dicha comisión puede dar la razón a los críticos y llevar al partido a una gestora que debería convocar un congreso extraordinario para elegir un nuevo líder y entretanto cambiar la posición de los socialistas y pasar del no a Rajoy a la abstención.

Comité federal del sábado

Estas mismas fuentes confían en que la comisión ejecutiva que se reúne este jueves, con solo 18 miembros, mantenga la convocatoria del comité federal previsto para el próximo sábado. Los Estatutos no exigen un tiempo mínimo para convocar a este órgano. No obstante, Sánchez no las tiene todas consigo porque entre los 18 miembros de la ejecutiva los críticos siguen teniendo apoyos.

Fuentes próximas a Sánchez explican que éste no quiere rendirse y busca que sea la militancia la que le destituya de su cargo porque fue la que le eligió. Sin embargo, personas de su confianza empiezan a dudar si tiene sentido «seguir luchando calle a calle». Y es que «aunque gane este pulso si hay terceras elecciones vamos al matadero», apostillan.