Francisco Correa, el cabecilla de la trama Gürtel, ha llegado a la sede de la Audiencia Nacional en la localidad madrileña de San Fernando de Henares en la que se enjuician los hechos a partir de este martes conduciendo su propio Mini acompañado de otra persona. Decenas de cámaras aguardaban su llegada y la de otros encausados a las puertas del edificio judicial en el polígono industrial Las Fronteras, que vivirá durante las próximas semanas jornadas frenéticas por la celebración de dos juicios de gran relevancia mediática y que sientan en el banquillo a casi un centenar de personas.

[is_not_mobile]

Los acusados en el juicio del Caso Gürtel.

Los acusados en el juicio del Caso Gürtel.

[/is_not_mobile]

[is_mobile]

gurtelmovil

Los acusados en el juicio del Caso Gürtel.

[/is_mobile]

Increpado al acceder al edificio, Correa ha pasado el control de seguridad tan sólo unos metros detrás de José Luis Peñas, el ex concejal del PP en el Ayuntamiento madrileño de Majadahonda que denunció el caso Gürtel. Vestido con chaqueta clara y corbata granate, y portando un maletín negro, el imputado ha consumido los minutos previos al inicio del juicio departiendo con su abogado y otros personados en la causa. También se le ha podido ver saludando brevemente al empresario Arturo Fernández cuando éste se dirigía a la sala donde se enjuicia el caso de las tarjetas black.

En el vestíbulo se han vivido otras escenas curiosas. Así, se ha podido ver a Miguel Blesa, uno de los principales procesados por la utilización por la black, pasando junto a Luis Bárcenas, encausado en Gürtel. Numerosos abogados de postín pasarán horas durante las próximas semanas en estas instalaciones judiciales, entre ellos el ex magistrado emérito del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín. Éste defiende a Juan Ignacio Hernández Rodríguez, uno de los encausados en Gürtel.

Más de 70 medios están acreditados para cubrir los juicios, entre ellos de Suiza, México y Francia

Más de 70 medios se han acreditado para cubrir los dos juicios, entre ellos una decena de cabeceras internacionales como suizos, mexicanos, franceses y británicos. «El FMI [Rodrigo Rato ocupó su gerencia antes de alcanzar la presidencia de Caja Madrid] arrastra bastante», comentan fuentes judiciales. Las vistas se celebran en dos salas gemelas con capacidad para unas 100 personas cada una.

A las 11.40 horas se ha producido el primer receso en la sesión del juicio de las tarjetas opacas, después de que el el abogado del ex presidente de Bankia e imputado Rodrigo Rato alegara que su representado estaba cansado. Los encausados han aprovechado para tomar un sándwich o retirar una botella de agua de la máquina de vending, caso del ex jefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno. El interrogatorio a Rato por parte del fiscal Alejandro Luzón se retomó unos 25 minutos después y ha terminado a las 12.17 horas, cuando ha comenzado la declaración del ex director financiero de Caja Madrid y Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj.

Insultos a procesados

La presidenta del tribunal ha suspendido la sesión en torno a las 14.45 horas para que abogados y procesados puedan comer, estando previsto que se retome la declaración a las 16.15 con el interrogatorio del abogado de Sánchez Barcoj a su representado. A la salida del edificio, algunos de los encausados han vuelto a ser abucheados e insultados por algunas personas que esperaban a las puertas.

Mientras encausados, abogados y periodistas guardan cola para acceder al edificio judicial para asistir a la sesión de tarde, un hombre se desgañita gritando: «Elpidio [Silva, apartado de la carrera judicial por la instrucción de la causa que llevó al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a la cárcel] es un señor, vosotros lo peor». En su repertorio incluye una cita bíblica: «Sacad la verdad, abogados y fiscales. La verdad nos hará libres». Cuando se ha disuelto la cola y se reinician las declaraciones en las salas de vistas, el manifestante recoge su pancarta y se le pierde la vista por el polígono industrial.