Seis policías han negado este jueves en el juicio haber ayudado a la red china de blanqueo liderada por Gao Ping a cambio de regalos y han manifestado que tuvieron relación con el empresario chino Yongping Wu Liu porque tenían interés policial en la información que manejaba y, en algunos casos, por amistad.

La Audiencia Nacional ha reanudado la vista de la parte del caso Emperador en el que son juzgados ocho procesados, entre ellos los policías acusados de dar información confidencial a la citada trama delictiva.

Los acusados, cinco de ellos policías nacionales y uno Local de Fuenlabrada, están acusados de delitos de revelación de secretos, cohecho y tráfico de influencias y se enfrentan a penas que oscilan entre uno y nueve años de cárcel.

«Todo es falso»

Yongping Wu Liu, considerado por los investigadores colaborador de Gao Ping, ha asegurado que no ha tenido relación alguna con él y ha negado haber hecho a los demás acusados regalos a cambio de información confidencial y de trámites. «Todo lo que acusa el fiscal es falso», ha defendido.

Wu Liu ha explicado que un juzgado de Madrid investiga la denuncia que ha presentado a raíz de que una mujer, que le aseguró ser del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y amiga del fiscal, le dijo que si declaraba en contra de los demás acusados quedaría fuera del juicio y que si no lo hacía no le dejarían viajar fuera de España.