La crisis del PSOE y la división ante una eventual abstención en una investidura como presidente de Mariano Rajoy se ha trasladado hoy a los pasillos de las Cortes de Aragón, donde han mantenido un encontronazo la diputada socialista en el Congreso Susana Sumelzo y su compañero en el Senado, Juan José Rubio. Un día después de que Sumelzo anunciara públicamente que mantendrá su «no» a Rajoy en una hipotética investidura aunque contravenga lo acordado en el Comité Federal de su partido, Rubio la ha abordado en un receso de la segunda sesión del debate del estado de la comunidad en Zaragoza para recriminarle que actúe como una «sobrada».

Un rifirrafe que ha presenciado el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, quien después ha trasladado a Sumelzo su comprensión por la defensa que hace de sus ideas y los suyos y que a veces uno entra en política con unos amigos pero sale con otros. Tras este desencuentro, Sumelzo ha lamentado, en declaraciones a EFE, las formas y los comentarios «fuera de lugar» y ha hecho hincapié en que no entiende la política con «insultos y faltas de respeto personales», menos «entre compañeros».

Sin embargo, Rubio ha explicado que ha abordado a Sumelzo después de que ésta, cuando estaba haciendo declaraciones a la prensa, haya intentado «desviar» la atención de las cámaras hacia otros compañeros, que no tienen «afán de protagonismo».

«Coherente» con su decisión

En esas declaraciones, Sumelzo no ha querido ahondar más respecto a su «no» a Rajoy y se ha limitado a insistir en que es «coherente» con su decisión y sus palabras y en que no quiere hacer suposiciones, preguntada por si teme una expulsión del grupo socialista.

Ha afirmado que ha hablado con muchos compañeros tras la primera sesión del debate del estado de la comunidad pero no con el presidente de Aragón, Javier Lambán, que «estará ocupado preparando el debate de hoy».

No obstante, para Rubio este incidente es una «anécdota» y no considera un insulto llamarla «sobrada». «Es un adjetivo calificativo», ha dicho Rubio, quien ha indicado le pedirá perdón cuando proceda, «si procede».

Guerra interna

El encontronazo se enmarca en el seno de la batalla interna que la propia Sumelzo denunció la semana pasada, en una carta dirigida a sus compañeros del partido en Aragón, donde denunciaba que desde esta federación se ha iniciado una campaña en su contra después de que decidiera no dimitir de la Ejecutiva Federal de Pedro Sánchez, de la que formaba parte.

En la carta, que Sumelzo publicó en su perfil de Facebook, afirmaba que dicha conspiración se habría gestado en una cena promovida por el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza, Carlos Perez Anadón, uno de los 17 miembros de la Ejecutiva que ha dimitido, y a la que habrían asistido compañeros de Zaragoza. Sumelzo enfatizaba que «jamás» ha sido desleal con el secretario general del PSOE en Aragón, Javier Lambán, aunque reconoce que en alguna ocasión ha expresado una opinión política diferente a la del presidente autonómico.