Apenas falta un mes para las elecciones estadounidenses y el escándalo que tiene entre manos el candidato republicano, Donald Trump, va a cobrarse presuntamente muchos votos. El magnate ha visto cómo ha salido a la luz un vídeo que narra una conversación privada en la que habla de cómo abusa de las mujeres valiéndose de su condición de poder. La grabación, fechada en el año 2005 y divulgada por The Washington Post, obligó a Trump a atajar la tormenta y a aparecer en los medios para pedir disculpas públicas. Aun así, sus excusas no han sido muy efectivas, pues se ha defendido calificando de «espectáculo» todo el revuelo provocado por sus palabras sexistas.

La polémica llega a unas horas de que Trump y su rival por la presidencia, la demócrata Hillary Clinton, se enfrenten en el segundo de los tres debates presidenciales que tendrán lugar antes de los comicios. En el primer de ellos, prácticamente todos los analistas apuntaban a la ex secretaria de Estado como la vencedora. Es de esperar que Trump reaccione y que Clinton explote este escándalo machista de su adversario.

Las críticas han llegado incluso desde voces muy autorizadas del Partido Republicano. El ex candidato a la Casa Blanca y actual senador por Arizona, John McCain, afirmó en su cuenta de Twitter que él y su mujer no votarán por Trump después de escuchar la grabación. La ex secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ha dado un paso más y ha pedido a Trump que «se retire» de la carrera por la presidencia. Ya son más de 150 los líderes republicanos que han dado la espalda a Trump, según The New York Times, una lista cuyo número se ha incrementado a raíz de esta filtración,

Otro que se ha sumado a las fuertes críticas a Trump es el ex gobernador del Estado de California, Arnold Schwarzenegger, que también ha anunciado que por primera vez «desde 1983, cuando me convertí en ciudadano norteamericano, no votaré por el Partido Republicano». El actor, a través de su perfil de Twitter, explicó que se considera «republicano» pero que «por encima de todo es americano», y afirma que «aún no sabe a quién va a votar exactamente» en las elecciones del próximo mes.

El actor Robert de Niro también ha expresado su opinión sobre Trump en un vídeo en el que el interprete califica al candidato republicano como «una vergüenza para este país», a la vez que dice que «no sabe de lo que habla». En la grabación De Niro le acusa de «no pagar impuestos», y acaba diciendo que le gustaría «pegarle un puñetazo en la cara».

El candidato republicano apareció en una cadena local de Las Vegas, filial de la NBC, y ha alegado que «nadie tiene más respeto por las mujeres que yo». Pese a lo que pueda afirmar, Trump ya recibió cientos de críticas por diversos comentarios de índole machista. En el pasado mes de marzo tuvo que disculparse después de deslizar que las mujeres que aborten deberían «recibir algún tipo de castigo» en caso de que EEUU legalizara esta práctica de interrupción del embarazo.

Tiempo después calificó a la antigua Miss Universo Alicia Machado como «asquerosa» y dijo de ella que tenía «un pasado oscuro». Machado ganó el título en el año 1996, cuando el certamen era propiedad de Trump. Fue su rival, la demócrata Hillary Clinton, la que en el primer debate presidencial sacó a la luz que Trump llamó a Machado «Miss Cerda» por ganar algo de peso y «Miss Servicio de Limpieza» por ser hispana.

El último escándalo llegó hace sólo unos días cuando una ex empleada de un club de golf propiedad del magnate le acusó de querer despedirla por no ser lo bastante guapa para ese puesto, una práctica que ya había realizado con anterioridad, según recoge Efe.