La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, ha insistido hoy en su idea de que los funcionarios públicos de la localidad trabajen este miércoles 12 de octubre, fiesta nacional, a cambio de librar el próximo viernes 9 de diciembre, completando el puente de la Constitución. «La fiesta no tiene arraigo aquí», ha argumentado la edil de Guanyem Badalona, que gobierna en coalición con ERC e ICV desde las elecciones municipales de 2015.

«No es un debate identitario, pero pensamos que hay vías mejores para celebrar la Hispanidad», ha manifestado Sabater en declaraciones a Onda Cero, donde ha insistido en afear los «valores» asociados a la festividad del 12 de octubre. «Hay un movimiento de crítica y debate hacia su significado», ha continuado en esta línea, tratando de alejar el debate de la interpretación soberanista.

«Mucha gente que se siente española no se siente cómoda con los valores del 12 de octubre», ha señalado, en referencia a los movimientos críticos con la celebración del descubrimiento de América y, en su opinión, la violencia asociada al mismo. «Hay personas que celebran su Hispanidad en días mejores, que no tienen ciertas connotaciones», ha sentenciado en ese sentido.

La medida, que ya se llevó a cabo en algunos otros municipios más pequeños, gobernados por la CUP, plantea que los concejales acudan a sus despachos con total normalidad y que los funcionarios públicos ejerzan sus funciones de cara al público. Sin embargo, la sección sindical de UGT ha denunciado que la corporación municipal busca sólo una «fotografía» política y que es un «engaño» hacer creer a los ciudadanos que podrán realizarse trámites con normalidad durante un festivo nacional.