Los pasos para una hipotética investidura ya tienen fecha y apuran los plazos hasta el extremo. El 24 y 25 de octubre son los días en que los partidos con representación parlamentaria mantendrán una nueva ronda de contactos con el Rey Felipe VI para comprobar si existe un candidato viable para la formación de Gobierno, según han informado este martes fuentes de la Casa Real y ha confirmado posteriormente la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor. Así, el proceso de ronda de consultas, la propuesta de un candidato, el debate y las dos sesiones de investidura se concentraría en la misma semana; de darse esta investidura, se produciría entre el 26 o el 30 de este mes.

Ésta será la última opción para intentar una investidura antes de la disolución de las Cortes y la convocatoria automática de las elecciones, que será la medianoche del día 31 de octubre si no se logra investir antes a un presidente del Gobierno. Esta fecha límite es una de las razones de lo ajustado de los plazos.

El Rey ha decidido seguir los mismos pasos que tras el 20-D, cuando convocó una tercera ronda para certificar, entonces, que no había ningún candidato que sumara los votos necesarios para ser investido. Ahora, todo depende de lo que decida el PSOE en su próximo Comité Federal, previsto para la tercera semana de octubre. Pastor iniciará desde hoy mismo los contactos con los partidos con representación parlamentaria para llevarle el día 20 al Rey la relación de los designados por las distintas fuerzas políticas. El PSOE ya ha anunciado que en su representación irá el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández.

La segunda cita clave es la reunión del Comité Federal del PSOE, que se celebrará un día antes de la ronda de contactos. En el cónclave, los socialistas deberán tomar una decisión: o prestar su abstención a Mariano Rajoy o mantenerse en el «no es no» del anterior debate y forzar así las terceras elecciones generales en menos de un año.

Su decisión, en cualquier caso, tendrán que explicitarla después, a viva voz, en una hipotética sesión de investidura aún sin fecha, puesto que el Rey podría decidir no convocarla si tras la ronda de contactos entiende que no hay un candidato viable. De celebrarse, los plazos obligarían a celebrar el debate, la primera y la segunda votación entre el miércoles 26 de octubre y el lunes 31, por lo que probablemente debería usarse el fin de semana e incluso habilitar el domingo como fecha hábil.

La presidenta del Congreso dejará pasar 24 horas entre la finalización de la  ronda de contactos del Rey hasta la convocatoria del pleno. Si la ronda termina en la mañana del 25, la primera sesión de investidura arrancaría el 26 por la tarde con la intervención de Mariano Rajoy. En cambio, si la consulta real se alargara hasta la tarde del 25, los diputados no serían convocados al Congreso hasta el 27. La segunda votación, sería, como muy pronto el sábado 29 en el primer supuesto o el domingo 30 en el segundo. y eso, si hay investidura, que aún no está claro.

El Rey viajará a la cumbre iberoamericana aunque coincida con la investidura

El Rey, en cualquier caso, asistirá a la XXV Cumbre Iberoamericana que se celebrará los días 28 y 29 de octubre en Cartagena de Indias, aunque este encuentro coincida con la celebración del debate de investidura en caso de que el propio jefe del Estado proponga un candidato antes de viajar a Colombia.

Fuentes de la Casa del Rey han confirmado hoy que don Felipe mantiene su intención de estar presente en la cita iberoamericana, un encuentro al que están convocados 22 países hispanoamericanos y al que siempre ha asistido el jefe del Estado, su padre el Rey Juan Carlos desde la primera convocatoria y después el actual Monarca.

Felipe VI no tiene que asistir al debate de investidura, ya que su papel constitucional se limita a proponer al Congreso un candidato para que pueda convocarse la sesión y después a recibir a la presidenta de la Cámara para que le comunique el resultado.