El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, se reunirá con los diputados y senadores socialistas el martes a las diez de la mañana en el Senado. El encuentro se producirá un día después de que la nueva dirección del partido convoque el Comité Federal para el fin de semana siguiente. La convocatoria oficial de la reunión carece de orden del día, pero el único debate ahora mismo sobre la mesa es qué harán esos parlamentarios en la votación de investidura de Mariano Rajoy.

En este sentido, la Gestora vuelve a trasladar la división del partido a sus grupos parlamentarios, una actuación «intolerable» para muchos diputados. Sin una resolución firme del Comité Federal que cambie el ‘no a Rajoy’ aprobado en enero, los representantes públicos del PSOE mantienen el mandato de entonces, como han advertido varios de los parlamentarios. Hasta una quincena mantiene su intención de votar ‘no a Rajoy’, incluido Pedro Sánchez, a pesar de que el Comité Federal decida lo contrario el día 22 ó 23. A ellos se sumarán los cinco diputados del PSC, según anuncia su dirección.

Es intolerable que se traslade la división interna al grupo», señalan diputados

Por su parte, fuentes cercanas a la Gestora enmarcan la reunión en la normalidad parlamentaria, para analizar los plenos previstos en las Cámaras. No obstante, a medida que se acerca el momento de decidir si el PSOE se abstiene o no, los ánimos se van caldeando en el partido y la división se hace más profunda. Ya el lunes 3 de octubre fueron 26 las peticiones de palabra que hubo en la reunión del grupo parlamentario con los representantes de la Gestora.

Firmas para pedir un Congreso extraordinario ya

Por otro lado, el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez, ha acudido este jueves a la sede socialista en la madrileña calle de Ferraz para registrar un escrito en el que acusa a la actual gestora de extralimitarse en sus competencias y le insta a convocar en un plazo de dos semanas un Congreso Extraordinario con primarias. En declaraciones a los medios, ha asegurado también que en los próximos días presentará las firmas recogidas para pedir una consulta a las bases, entre las que estarían -según ha señalado el primer edil- las de 500 alcaldes socialistas, así como miembros cercanos a Pedro Sánchez, pertenecientes a la ya disuelta Ejecutiva socialista.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«Es una revolución municipalista», ha señalado Rodríguez a su llegada a Ferraz. «Los alcaldes tenemos un problema, y es que estamos más cerca de los militantes»; ha señalado, para asegurar que romper el «no es no» de Pedro Sánchez sería «engañar a cinco millones y medio de votantes, no sólo a los militantes». Así, ha criticado que se esté «poniendo una alfombra roja al PP sin consultar a la militancia». A la espera de que se presenten las firmas recogidas -que, según el recuento de hace dos días, alcanzaban las 69.832 de las 93.720 necesarias, detalló Rodríguez-, ha adelantado que intentarán sobrepasar en un 7% el número de avales, y ha señalado que en Cataluña han firmado «8 de cada 10 militantes»; una cifra que ascendería a 9 en el caso de Baleares.

En este sentido, ha apuntado a que «la gran sorpresa» ha ocurrido en Sevilla, «de donde están llegando ahora más firmas, precisamente». Eso sí, ha precisado que estos avales están llegando por correo certificado para evitar represalias. A preguntas de los periodistas, ha reconocido que entre los firmantes se encuentran miembros cercanos al ex secretario general, Pedro Sánchez, pertenecientes a la ya disuelta Ejecutiva socialista, y ha animado a Sánchez a presentarse a primarias, a la vez que ha asegurado que le apoyará llegado el caso. «Pedro ha hecho lo que tenía que hacer», ha mantenido, para asegurar que «si hubiera cedido aún estaría en la dirección».

Delimitar competencias a la gestora

El alcalde de Jun ha acudido a Madrid después de presentar el documento «vía internet» sin obtener respuesta, ha lamentado. Un escrito que tiene por objetivo «marcarle a la gestora las competencias que tiene» y señalar que está llevando a cabo «actuaciones que no le competen». Rodríguez Salas ha defendido que su única función sería la convocatoria «urgente» de un Congreso Extraordinario, y ha pedido que se celebre en las próximas dos semanas.

Así, ha defendido que las consultas a la militancia podría llevarse a cabo de forma telemática, ya ha señalado que tienen «la infraestructura» para hacerlo, pero que faltaría la «voluntad». En este sentido, ha advertido de que si la gestora «no escucha a los militantes», llevarán a cabo las «acciones necesarias para restablecer el orden», detallando que primero serán las estatutarias, pero sin descartar acciones judiciales.

En paralelo, se han producido otras acciones desde agrupaciones locales, como la de Izquierda Socialista de Aragón, que ha presentado un escrito de impugnación del Comité Federal puesto que la gestora, según argumentan, sólo tendría competencias para convocar un Congreso y unas primarias para elegir al nuevo secretario general.

La gestora no se plantea una consulta

El portavoz de la gestora socialista, el andaluz Mario Jiménez, ha asegurado este jueves, ha afirmado, primero en una entrevista y después en una rueda de prensa en Sevilla, que será el Comité Federal quien decida la postura del PSOE de cara a la hipotética investidura de Mariano Rajoy. «No me corresponde a mí determinar la posición que debe tomar el partido, me pronunciaré en el Comité Federal, que tomará esa decisión teniendo en cuenta todos los elementos», ha señalado en su última intervención.

Jiménez también ha admitido la existencia de dos posturas respecto a la formación de Gobierno. Por una parte, quienes quieren mantener el ‘no’ a Rajoy, «lo que se traduciría en términos prácticos en la repetición de las elecciones, con los efectos que puede tener para la Nación y para el PSOE», y quienes piden desbloquear la situación «y se aproveche el juego de mayorías que hay en las Cortes para poner en marcha una agenda política». En este sentido, ha señalado que «todos los diputados y todo el partido tendrán que acatar la posición del máximo órgano del partido» y que, «como siempre, el partido en su conjunto acatará lo que diga el Comité».