José María Moriche, marido de la presidenta de la Junta de Andalucía, será incluido en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo que la cadena de librerías sevillana para la que trabaja ha presentado ante su intención de seguir cerrando tiendas por el desplome de las ventas y las pérdidas que acumula en los últimos años. La desvinculación laboral se producirá en vísperas de que Susana Díaz tenga que decidir si da un paso adelante y se presenta a liderar el PSOE a nivel federal ante la crisis que vive esta formación política por sus pésimos resultados en los últimos procesos electorales.

Según  ha podido conocer Elindependiente.com en fuentes conocedoras de las negociaciones, Moriche será uno de los afectados por el ERE que la empresa Beta Galería Sevillana del Libro SAU -participada al 100% por el grupo audiovisual andaluz ZZJ- viene negociando con la representación de los trabajadores en las últimas semanas. El marido de Díaz fue contratado a principios de 2013 para realizar labores de controller (control de ventas diarias y liquidación con editoriales, entre otras funciones), un puesto similar al que desempeñó en la empresa para la que trabajó con anterioridad: Acosta Ortopedia.

Ésta es una de las medidas que ha puesto en marcha Beta para intentar frenar su deteriorada situación económica, que le ha obligado a acometer sucesivas ampliaciones de capital para enjugar los más de 2,1 millones de euros en pérdidas que ha acumulado en los últimos tres ejercicios (943.400 euros en 2013, 717.000 en 2014 y 504.720 en 2015). A principios de septiembre, Beta Galería Sevillana del Libro SAU también solicitó concurso voluntario de acreedores, petición aceptada por un Juzgado de lo Mercantil de Sevilla el pasado 11 de octubre.

Moriche pasará a engrosar la lista del paro en la comunidad con mayor tasa (29,70%)

José María Moriche será uno de los 42 trabajadores de la cadena Beta que abandonará la compañía en los próximas meses para engrosar previsiblemente las listas del desempleo en la comunidad con mayor tasa de paro (29,70%, según la EPA correspondiente al primer trimestre del año). Al haber entrado la empresa en concurso, las fuentes dijeron que la tramitación del ERE laboral se paraliza para seguir su curso en sede mercantil bajo la intervención del administrador concursal.

A la vista del deterioro de su situación financiera y la caída de las ventas, la posición inamovible de la empresa es ofrecer a los empleados afectados por el ERE una indemnización equivalente a 20 días por año trabajado, lo que -en el caso de José María Moriche- no llegará a cuatro meses de sueldo. Ésta es la indemnización que prevé la reforma laboral aprobada en 2015 por el Gobierno del PP y contra la que Susana Díaz y el resto del PSOE han hecho bandera en su oposición a Mariano Rajoy.

La empresa dice que desconocía que era el marido de Díaz cuando lo contrató en 2013

Cuando se conoció que Moriche trabajaba para una filial de ZZJ -proveedor de contenidos audiovisuales desde para Canal Sur desde hace años-, la empresa aseguró que el marido de la entonces consejera de Presidencia y hoy jefa del Ejecutivo andaluz entró «por currículum» y que desconocían en ese momento dicho parentesco. «Es una pura anécdota. El proceso se realizó de forma totalmente limpia y estamos muy contentos con su trabajo», dijeron a El Mundo fuentes de la empresa cuando trascendió la contratación.

José María Moriche mantiene un perfil muy discreto y sólo se deja ver en actos muy relevantes, como cuando su esposa asumió la Presidencia de la Junta de Andalucía a principios de septiembre de 2013 en sustitución de José Antonio Griñán.

«Me he casado con un tieso, sí»

Esa discreción saltó por los aires el pasado 31 de mayo, cuando Susana Díaz cerró las comparecencias ante la comisión de investigación por el fraude de la formación en la Cámara autonómica. La oposición había pedido su presencia en el Parlamento tras conocerse que, en la etapa de Moriche como auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) de UGT, la nómina de éste se había cargado a 102 cursos financiados por la Junta de Andalucía.

En un intento de desacreditar el intento del PP de denunciar la vinculación de su marido con el escándalo de la formación, la jefa del Gobierno andaluz aseguró que el sueldo de su esposo osciló «entre los 700 y los 1.200 euros» y, a preguntas de la diputada popular Teresa Ruiz-Sillero, lanzó un titular: «Me he casado con un tieso, sí».