Unos encapuchados han tumbado esta noche la estatua decapitada de Franco a caballo, que permanece expuesta frente al centro cultural Born de Barcelona. La polémica estatua ecuestre recibió esta noche nuevos lanzamientos de pintura, le colocaron banderas y otros objetos y finalmente fue extraída de los rieles en los que se encontraba sujeta antes de que un individuo, que se cubría el rostro con la capucha de una sudadera, la zarandeara hasta conseguir tumbarla en el suelo.

Fuentes municipales han confirmado que, tras este nuevo ataque, la estatua decapitada de Franco será retirada definitivamente de la vía pública. La polémica estatua había amanecido el jueves con una cabeza de cerdo, que fue retirada a después por los servicios municipales.

La estatua ecuestre, que forma parte de la exposición «Franco, Victoria, República. Impunidad y espacio urbano», ha originado una fuerte polémica política desde que se anunció la colocación de estatuas franquistas para ilustrar la citada muestra. La obra, que un día apareció decapitada mientras permanecía en un almacén municipal, ha sido objeto de todo tipo de ataques desde su instalación en la vía pública con motivo de la exposición, con el lanzamiento de huevos y pintura, o la colocación de banderas independentistas e incluso de una muñeca hinchable.