Los miles y miles de folios del sumario del caso Gürtel están almacenados en una plataforma llamada Alfresco, por lo que los documentos que se muestran a los acusados se exhiben en pantalla y no en papel. Esta plataforma ha sido cuestionada por varios abogados, pero sobre todo por el letrado de Pablo Crespo, Miguel Durán, que es ciego.

Esta circunstancia ha dado lugar a un embrollo procesal en el segundo día de interrogatorio del número dos de la trama de corrupción. La fiscal Conchita Sabadell le ha empezado a preguntar por el contenido de un pendrive de Crespo que le fue intervenido en un registro. Sin embargo, el lugarteniente de Francisco Correa reconoce una parte de los documentos que recoge esta memoria informática y otros no.

Por ello, el letrado de Crespo, Miguel Durán, ha pedido a los jueces que le exhiban a su cliente los originales de estos documentos «para evitar que la acusación lo conduzca a errores». El tribunal en principio le ha dado la razón, pero tras una nueva suspensión se ha negado a facilitar al acusado los documentos en papel. «La plataforma es viable», ha afirmado.

Protesta de Miguel Durán

Durán ha protestado enérgicamente y ha recomendado a su cliente que no conteste a las preguntas que le haga la Fiscalía sobre documentos recogidos en la plataforma digital.

La fiscal no se ha dado por aludida y sigue exhibiendo documentos, a pesar de que incluso el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, le ha pedido que haga preguntas genéricas y no tan detalladas. Crespo, en esta hora de interrogatorio, se ha limitado a explicar que él no se encargaba de relacionarse con los políticos del PP porque de esta función se ocupaba Correa. Y ha asegurado que la «parte más importante de su tarea» era cobrar al PP por los miles de actos que organizaron para este partido.