El tribunal de el caso Gürtel  ha impedido a una de las acusaciones populares que Pablo Crespo contestara sobre los sobresueldos que han cobrado dirigentes del PP porque en esta vista «no se está juzgado» a este partido que se sienta en el banquillo como responsable civil. La letrada ha dirigido sus preguntas a la relación del número dos de la trama de corrupción con Mariano Rajoy y José María Aznar, pero Crespo ha limitado su trato a encuentros en actos de la formación y ha dedicado expresiones elogiosas a Luis Bárcenas porque era «muy eficiente y muy educado» .

La declaración de Crespo no ha cumplido las expectativas por las maniobras de su abogado, Miguel Durán, y por la actuación de la fiscal Conchita Sabadell que ha optado por un interrogatorio exhaustivo sobre los movimientos de la cuentas de esta red. Crespo no ha contestado a la mayoría de las preguntas de la fiscalía por indicación de su letrado que le ha aconsejado que no responda si no le dejaban ver los papeles originales. «Quiero evitar que la acusación le induzca a error», ha explicado el letrado. Duran ha sido uno de los abogados más combativos contra la plataforma digital conocida como Alfresco que recoge los miles de folios de este sumario e intenta por todos los medios posibles que su cliente no sea condenado por que el tribunal declare nulas las pruebas de cargo de esta instrucción.

Las explicaciones de Crespo

Crespo ha seguido al pie de la letra las indicaciones de su letrado y se ha limitado a repetir a lo largo de los dos días de interrogatorio las mismas explicaciones, es decir, que él se ocupaba de administrar las empresas de su jefe, pero no disponía de sus cuentas, nunca tuvo relación con políticos del PP y la relación con el partido conservador «fue lícita».

El lugarteniente de Francisco Correa ha explicado que su relación con los populares se limitó a cobrar las facturas de los «miles» de actos que les organizaron sobre todo en el 2003 y en el 2004 cuando se encargaron de las campañas de las elecciones municipales y generales. Por ello, se reunía con Bárcenas que era «una persona muy seria» y que «discutía mucho los gastos».

Actividad lícita

También ha negado que cobraran de más por los actos o que el partido les pagara en negro. «Siempre lo hacían por transferencia bancaria». Y sostuvo que el trabajo para el PP «fue una actividad lícita».

Asimismo, ha insistido en que no realizó pagos a Jesús Merino o Jesús Sepulveda, ex marido de la ex ministra de Sanidad Ana Mato, y ha acusado a la Comunidad de Madrid de «enriquecimiento injusto» porque no les han pagado los 100.000 euros que les dejaron a deber por gastos electores.

Por todas estas actividades, Crespo cobraba un sueldo de 5.000 euros al mes, una parte en nómina y otra en negro. Pero no ha querido dar más detalles porque en este juicio no se le acusa por delito fiscal. No obstante, ha querido dejar claro que su salario «se lo ganaba» porque se encargaba fundamentalmente «de las cuestiones» de Correa como ocuparse de las inversiones de su madre o de las necesidades de su hermano que es discapacitado físico. Y se negó a aclarar el origen de estos fondos.

La relación con Rajoy

Tras el interrogatorio de la fiscal, que se ha prolongado durante más de ocho horas, llegó el turno de las acusaciones populares que representan al PSOE y a ADADE. La abogada de esta asociación quiso meter de lleno al PP en esta vista, pero el presidente del tribunal se lo impidió. A pesar de ello, Crespo admitió que conoció a Rajoy cuando él estaba en el PP en Galicia y que también coincidió en algún acto con Aznar.

Sin embargo, el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, declaró impertinente la pregunta de si Crespo felicitaba las Navidades al presidente del Gobierno en funciones después de que el ex número dos de la trama de corrupción corrigiera a la letrada que le preguntó si conoció a Rajoy por Oubiña. «Querrá decir Cuiña», le espetó Crespo en relación al dirigente popular en Galicia Xosé Cuiña y apostilló: «Oubiña tiene otras connotaciones», ya que ha sido condenado por narcotráfico. El jueves las defensas terminarán de interrogar a Crespo.