Mariano Rajoy ya ha superado el trámite de la investidura para parar, casi en tiempo de descuento, ese reloj que abocaba a España a unas nuevas elecciones generales. Pero el jefe del Ejecutivo «no tiene prisa para formar gobierno». Contra el mensaje trasladado por Moncloa estos días de que el domingo habría jura del cargo y nombramiento del gabinete ministerial para que los nuevos ministros tomaran posesión de sus carteras el lunes, el reelegido presidente del gobierno ha confirmado que el jueves se conocerá el gabinete y el viernes se procederá a la jura de los cargos.

El jefe del Ejecutivo no ha aclarado, no obstante, cuándo jurará él su cargo ante el Rey, que regresa el domingo de la Cumbre Iberoamericana que se está celebrando en Cartagena de Indias (Colombia). Está previsto que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, acuda este domingo a la Zarzuela para notificar al jefe del Estado la investidura de Mariano Rajoy y firmar el decreto que la hace efectiva y que tiene que ser publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Ante la incertidumbre generada no se sabe si lo que ha pasado es que hay «varias» Moncloas con percepciones, o deseos, diferentes o es el propio Rajoy el que juega al despiste con un gobierno y un PP en el que muchos están con un ataque de nervios perfectamente descriptible. Uno de sus colaboradores se suma a esta segunda tesis al señalar que «en Moncloa y Génova todo el mundo esta hablando a modo de terapia para calmar su propia ansiedad» y, confiesa, «Rajoy disfruta».

Plazos alargados

No hay muchos antecedentes en que el presidente electo de Gobierno, una vez superada la investidura, deje pasar varios días hasta la formación del gabinete ministerial. Los más veteranos del lugar recuerdan que Felipe González tardó tres días en 1993, su último triunfo electoral. Lo normal es que el proceso vaya rápido. Lo cierto es que en las actuales circunstancias, con más de 300 días de gobierno en funciones, no parece muy comprensible que espere a abordar un proceso que siempre le resulta difícil e incómodo. «Lo importante era la investidura, lo otro se producirá en días, da igual si es uno o dos, qué más da», señala otro de sus colaboradores.

Hasta esa aparente «línea roja» que era no llegar al día de Todos los Santos o de Difuntos, el 1 de noviembre, para el nombramiento del Gobierno parece ahora difuminada.

Sobre los futuros ministros, todo son especulaciones. La presencia en el debate de investidura del presidente de los populares vascos y el ex ministro, Alfonso Alonso, o de la ex presidenta de la Comunidad de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, dispara las quinielas en los pasillos del Congreso.

Ha sido a la salida de la sesión de investidura, y aún en los pasillos del Congreso, cuando Mariano Rajoy ha informado de que hasta el jueves no habrá un anuncio en relación a los próximos ministros que formarán el Ejecutivo. Estos jurarán el cargo el viernes, aunque todavía está por aclarar cuando hará lo propio él mismo.

El proceso para la formación del Gobierno, que se ha puesto en marcha tras la investidura, continuará con la reunión que mantendrán a las 11 de la mañana de este domingo el monarca, Felipe VI, y la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor.