El juez José de la Mata ha resuelto la pelea que mantiene con la Fiscalía de la Audiencia Nacional con la inclusión del presidente del Barça, Josep María Bartomeu, en la causa sobre el fichaje de Neymar al decidir sentarle en el banquillo junto a Sandro Rosell, el delantero, sus padres, el expresidente del Santos, el club blaugrana y el club brasileño por un delito de estafa y otro de corrupción entre particulares.

El togado decidió archivar este caso el pasado mes de junio por considerar que el fichaje del astro brasileño no era delictivo, pero sí constitutivo de una infracción administrativa de la FIFA. La Fiscalía que dirige Javier Zaragoza recurrió esta decisión ante la sala penal que le dio la razón al considerar que la contratación de Neymar por el club blaugrana había alterado el mercado de fichajes, aunque excluyó a Bartomeu.

Por orden de la sala

El magistrado acató la decisión de la sala, pero lo hizo en un auto en el que no identificaba a los autores de los delitos por lo que, de nuevo, la Fiscalía apeló ante la sala de lo penal que le ordenó que dictara otro auto en el que identificara los delitos y las personas que los habían cometido.

Por ello, De la Mata en su auto repite constantemente que actúa por orden de la sala e imputa la comisión de los delitos a todos los investigados incluido Bartomeu porque junto a Rosell «tomó la decisión de firmar» el fichaje del jugador en el 2011 «sin informar» al Santos; a la junta directiva y a la empresa DIS (que ostentaba los derechos federativos del juzgador), y mientras seguía vigente el contrato del delantero con el club brasileño.

El magistrado explica en su resolución que el Barça y Neymar firmaron un contrato en el 2011 para asegurarse el fichaje del astro para el año 2014 por un importe de 40 millones de euros. De este modo, «según ha considerado la sala», afirma el juez, se alteró «el libre mercado de fichaje de futbolistas al impedir que el juzgador entrase en el mercado conforme a las reglas de la libre competencia, de modo que obtuviera una mayor cantidad económica por el traspaso».

El Barça se saltó sus controles

Además, De la Mata señala que el Barça se saltó sus controles para lograr que Neymar jugara en el club tanto cuando le contrató como cuando adelantó el fichaje en el 2013. El club en estos casos abría un expediente con una carátula «en la que los responsables» de los departamentos deportivo, legal, financiero y dirección general «iban estampando sus firmas en señal de validación del avance del proceso, sin que pudiera firmarse el contrato o aprobarse o ratificarse por la junta directiva sin el previo visto bueno de los responsables». Sin embargo, en esta ocasión este trámite no se cumplió, según el juez.

El juez ha dado ahora un plazo de 10 días al fiscal y a las acusaciones para que presenten sus escritos de acusación, es decir, las penas que van a reclamar en el juicio contra Sandro Rosell, Josep Maria Bartomeu, Neymar, los padres del jugador, Odilio Rodrigues (ex presidente del Santos) y los clubes blaugrana y brasileño.