Los últimos datos electorales del CIS, publicados este lunes, castigan la dura batalla interna librada por el PSOE desde las elecciones del 26-J. La encuesta sitúa al partido en el 17% de estimación de voto, seis puntos por debajo del 23,1% que el propio CIS le otorgó en su barómetro postelectoral del pasado mes de julio. El PP sigue consolidando su dominio y mejoraría dos puntos, hasta el 34,5%, mientras que Unidos Podemos obtendría una clara segunda posición, con el 21,8% de los votos. Ciudadanos, con el 12,8%, se mantendría como cuarta fuerza electoral.

Las 2.500 encuestas utilizadas para obtener los datos se realizaron entre el 1 y el 10 de octubre, después del tenso Comité Federal socialista que terminó con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general, pero antes de que el partido decidiera finalmente abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

Es precisamente la imagen de Sánchez la que más dañada queda tras los más de tres meses de bloqueo valorados en la encuesta. El ex líder socialista obtiene una valoración de 3,35, casi seis décimas por debajo de la que recibía en julio (3,93). Y es, precisamente, la valoración entre sus propios votantes la que más le lastra. Entre los socialistas, Sánchez ha pasado de obtener un 6,41 en julio a un 5,76 ahora. Es el único líder que baja del 6 entre sus fieles.

Mariano Rajoy, no obstante, sigue siendo el político peor valorado a nivel nacional y vuelve a caer por debajo del 3, hasta el 2,97. Las valoraciones de Iglesias (3,22) y Rivera (3,69), son las que menos se resienten durante este período, aunque caen también cerca de tres décimas. Alberto Garzón, el menos expuesto al foco mediático, apenas aprecia variación en su nota, un 4,47.

Desinterés

Pese a que la falta de Gobierno aumentó en octubre su presencia entre las principales preocupaciones de los españoles -un 13,9% considera éste uno de los problemas más graves que afectan al país-, los más de diez meses de bloqueo institucional también han provocado una importante desafección política entre la población. En este sentido, se aprecia una división casi total: un 50,1% confiesa haber seguido las negociaciones con «mucho» o «bastante» interés, mientras que un 49,4% admite haber dedicado al proceso «ninguna», «poca» o «ni mucha ni poca» atención.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

En este apartado, las nuevas formaciones políticas se descubren como las más pegadas a la actualidad. El 62,6% de los votantes de Unidos Podemos admite haber seguido de cerca el proceso, por delante de los de Ciudadanos (59,7%), PSOE (57,4%) y PP (57%). La brecha, sin embargo, es bastante más acusada en términos generacionales: el sector de edad más interesado en la actualidad política es el que comprende a la población de entre 55 y 64 años (55,9%), muy por encima de la población joven, que se queda en el 40% tanto en el sector de 18 a 24 como en el de 25 a 34.

Situación económica

El CIS publicado este lunes, correspondiente a octubre, incluye también las preguntas de control sobre la situación económica, que el 95,8% sigue considerando como regular (31%), mala (38,7%) o muy mala (26,1%). En cualquier caso, el 17,1% aprecia una mejora en la economía en los últimos 12 meses y el 20,3% pronostica que los síntomas de la recuperación serán más fuertes dentro de un año. Un 23,8%, sin embargo, considera que la situación empeorará en este período.

En esta línea, el paro mantiene su indiscutible dominio entre los problemas que más afectan a los españoles, aunque su presencia en las respuestas vuelve a disminuir respecto al último barómetro y se sitúa en el 71,3%. De igual modo, la corrupción se afianza en el segundo puesto de esta lista y es mencionada como problema por el 37,6% de los españoles, frente al 36,6% de septiembre y por delante tanto de los políticos en general (29,5%) como de los problemas de índole económica (24,2%).