Jorge Fernández Díaz dejará de ganar 17.175,72 euros al año si finalmente no preside ninguna Comisión en el Congreso de los Diputados, tras el veto manifestado este miércoles por el grupo del PSOE a su designación como responsable de la de Exteriores o la del Tribunal de Cuentas. Todo hace indicar que Fernández Díaz será un parlamentario raso en esta legislatura.

Según el régimen económico que regula las retribuciones en la Cámara Baja, los presidentes de comisión tienen derecho a percibir un complemento mensual de 1.431,31 euros en concepto de gastos de representación. Este plus se suma a la asignación base que cobran todos los diputados, fijada en 2.813,87 euros al mes.

Al haber concurrido por una circunscripción distinta a la de Madrid en las últimas elecciones generales, concretamente por la de Barcelona, Fernández Díaz tiene también derecho a recibir una indemnización de devengo mensual de 1.823,86 euros para «afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara», fundamentalmente alojamiento y manutención.

El anterior titular de Interior cobra 1.823 euros al mes para gastos pese a tener vivienda en Madrid

En su Declaración de Bienes y Rentas, presentada el pasado 8 de julio, el anterior titular de Interior reconoce ser copropietario al 50% de una vivienda unifamiliar adquirida en noviembre del año 2000. Igualmente, declara ser el poseedor de otro inmueble y de dos plazas de garaje en Barcelona.

Si se suman los tres conceptos, Jorge Fernández Díaz percibirá al año 55.652,76 euros, frente al sueldo de 68.981,88 euros que tenía como ministro. Esa cantidad se veía aumentada en otros 7.496,18 euros en concepto de trienios, dada su condición de funcionario en excedencia. Es inspector de Trabajo y Seguridad Social e ingeniero del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Los diputados díscolos del PSOE, purgados por la Gestora, también dejarán de cobrar pluses

Como Fernández Díaz, en la misma situación se encuentran los diputados socialistas que votaron no a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y a los que la Gestora que preside Javier Fernández ha castigado apartándolos de cargos de responsabilidad en el Congreso. Son los casos del catalán José Zaragoza y Pere Joan Pons, que ya han sido relegados de la presidencia y la portavocía de la comisión mixta para la Unión Europea en favor de Soraya Rodríguez y Eduardo Madina.

Con toda seguridad, no serán los únicos parlamentarios díscolos del PSOE a los que se le retirarán responsabilidades. Está por ver si la magistrada del Tribunal Supremo en excedencia Margarita Robles mantiene la presidencia de la comisión de Justicia, si la ex militar Zaida Cantera seguirá siendo la secretaria segunda de la comisión de Interior o si el ex alcalde de San Sebastián Odón Elorza mantendrá la portavocía adjunta de la comisión de Hacienda y Administraciones Públicas, entre otros casos señalados.