El matrimonio de conveniencia entre IU y Podemos que nació de cara a las últimas elecciones generales busca estabilizarse. Éste será uno de los debates que se abordarán en la llamada Vistalegre II aunque ya han salido voces principales de ambas formaciones para apostar por la unión definitiva. Este lunes ha sido el propio Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida, el que ha abogado por esta opción y ha dado por amortizada la formación histórica para crear un espacio político estable que albergue a los dos partidos. En este sentido, Pablo Iglesias también ha apuntado a la importancia de “consolidar un espacio político amplio y plural” y ha asegurado que el líder de IU, que le acompañó a una concentración el pasado sábado, va “por buen camino” para que las bases, defendió, “se vayan acostumbrando a construir espacios de convivencia”.

Garzón admite que su objetivo es “superar IU” lo antes posible

Esta muestra de intenciones llega poco después de que la coalición registrara la marca Unidos Podemos en el Ministerio del Interior la semana pasada, en un gesto que fue justificado por Pablo Iglesias como una “medida preventiva” y que ahora adquiere un carácter simbólico, representando el primer acercamiento ‘formal’ entre dos partidos que no parecen dispuestos a romper sus lazos. Garzón ha admitido que el objetivo es “superar IU” lo antes posible para “construir un nuevo espacio político, que sea un movimiento político y social”, algo que no se consigue únicamente, ha especificado, mediante el registro de la marca Unidos Podemos como partido político.

Al igual que Garzón, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se ha mostrado partidario de reforzar la colaboración con IU, tanto en el Parlamento como para reforzar esos canales antes de la Asamblea Ciudadana estatal prevista para principios de año y donde, según ha reconocido Echenique, se debatirá en profundidad la forma de fortalecer la coordinación con sus distintas confluencias.

Una de las condiciones impuesta por Podemos para que se produzca una confluencia total será que IU salde todas sus deudas; con este objetivo, IU ha puesto a la venta su sede histórica en la madrileña calle Olimpo, un movimiento que podría preceder al traslado a la sede oficial de Podemos, en la calle Princesa. Echenique ha asegurado que de momento “nadie ha puesto sobre la mesa la conformación de un partido único, aunque sí ha insistido en que la Asamblea Ciudadana estatal deberá decidir qué “estructura concreta” quieren construir y,  aunque le ve todo el sentido a avanzar hacia un “espacio político común”, eso -ha indicado- “no se hace en cuatro meses”, sino a más largo plazo.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha expresado también su opinión sobre la confluencia, y ha destacado la importancia de “consolidar un espacio político plural no tanto por arriba, sino por las bases”, ha declarado a los periodistas antes de la presentación de un libro. Así, ha asegurado que la confluencia proviene del “conflicto social”.

Esta afirmación que llega dos días después de que Iglesias y Garzón participaran juntos en la concentración frente a la sede de Gas Natural en Madrid, una compañía que ha sido muy bien recibida por Iglesias: “El gesto de Alberto Garzón acompañándome a la concentración va en el buen camino”, ha señalado. Así, ha defendido que “está bien esta integración en movilizaciones básicamente para que las bases se vayan acostumbrando a construir espacios de convivencia que permitan convivir nuestras diferencias pero que podamos finalmente (…) abrazarnos en la práctica del conflicto”.