El PNV y la izquierda abertzale, a la que se han suscrito sectores de Podemos en el País Vasco, han publicado este jueves un manifiesto en el que reclaman que tanto los Gobiernos de Euskadi y Navarra como sus respectivos parlamentos autonómicos tengan un papel de seguimiento del proceso de desarme de ETA. Durante una comparecencia celebrada esta mañana en Bilbao, ambas formaciones han reclamado al Gobierno que asuma su responsabilidad y junto al Gobierno de Francia «coadyuven a un desarme ordenado, controlado, seguro y transparente» de la banda terrorista. La formación que preside Andoni Ortuzar, presente en la lectura de la declaración, había negociado con el secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, la redacción del escrito y en el que por primera vez la izquierda abertzale secunda el principio de que el Gobierno vasco y el Ejecutivo navarro de Uxue Barkos sean agentes activos en un proceso de desarme y liquidación de ETA.

Señalan que dadas sus competencias de seguridad que tienen, tanto los Ejecutivos de Euskadi como el de Navarra pueden contribuir a que el desarme se finalice «con éxito». Incluso citan a la Mancomunidad que próximamente va a constituirse en el País Vascofrancés para que pueda jugar  un papel en el proceso.

El lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, ha defendido desde hace años que el Gobierno de Vitoria podía y debía jugar un papel clave para desarmar a ETA. Ofrecía para ello a la Ertzaintza como cuerpo verificador del desarme y como garantía de que éste se llevaría con las garantías necesarias.

La izquierda abertzale accede por primera vez a otorgar un papel al Gobierno vasco

Una petición que hasta ahora había caído en saco roto y había sido desoída por ETA y por la izquierda abertzale. Más aún, Urkullu lamentó hace sólo unos días, tras la operación ‘Seminario’ que culminó con la detención en la localidad vascofrancesa de Louhossoa de cinco personas por mediar en el proceso de desarme de ETA, que la organización terrorista había ignorado «una y otra vez» la mano tendida del Gobierno vasco para convertirlo en agente ante el que poder formalizar el desarme.

Verificación con ‘estándares internacionales’

En el comunicado de cuatro puntos, tanto PNV, EH Bildu como sectores de Podemos y Geroa Bai, y los principales sindicatos abertzales vascos, también defienden que en todo el proceso se requerirá de «instrumentos de verificación» que garanticen que el proceso cumple «los estándares internacionales que se aplican en casos similares». En este punto citan como «instrumento independiente» a la Comisión Internacional de Verificadores, que cuenta con el respaldo y reconocimiento de las instituciones vascas, y que ya intervino en el fallido desarme llevado a cabo por ETA en febrero de 2014.

Satisfacción por la puesta en libertad, con cargos, de los cinco detenidos en Francia

Todos los firmantes también se felicitan por la puesta en libertad, aunque con cargos, de los cinco arrestados la noche del pasado viernes en Louhossoa y que están acusados de mediar con ETA en su condición de representantes «de la sociedad civil» ante los que dar un nuevo paso de desarme. En el caserío en el que fue arrestada una de las detenidas se encontró una treintena de armas y material para la fabricación de explosivos y bombas lapa. Finalmente el juez les ha retirado la acusación de pertenencia a organización criminal pero mantiene la acusación por transporte y posesión de armas y explosivos. PNV y EH Bildu consideran una buena noticia su puesta en libertad y valoran «muy positivamente su compromiso», así como el de cientos de electos y cargos institucionales y la movilización social desarrollada en localidades del País Vascofránces reclamando su libertad.