Luis Bárcenas será interrogado este martes por la fiscal anticorrupción por su fortuna en Suiza, donde llegó a ocultar más de 40 millones de euros, después de que en la sesión del lunes del juicio del caso Gürtel salvara al PP aunque admitiera que este partido tenía una “contabilidad extracontable”.

El ex dirigente popular pasó con nota la primera sesión del interrogatorio. Sus abogados celebraron que hubiera estado “comedido” y admitieron que le habían estado preparando para “que no perdiera los papeles”. Bárcenas contestó con educación a las preguntas de la fiscal Conchita Sabadell, aunque en muchas ocasiones recurrió al humor para explicar cuestiones tan inexplicables como el nulo movimiento de su cuenta bancaria personal. “Yo no tengo gastos”, apostilló.

Su fortuna procede de una vida «en la que siempre ha tenido liquidez»

Además, casi desde el inicio del interrogatorio se hizo con el control y protestó porque la fiscalía no siguiera el orden de su escrito de acusación, pero este hecho no le impidió lanzar su mensaje que se resume en tres puntos: Francisco Correa mintió por venganza cuando le acusó de compartir comisiones; negó que el PP y todos sus dirigentes se hayan corrompido y su fortuna procede de una vida “en la que siempre ha tenido liquidez”.

Bárcenas explicó que no tenía una relación personal con el jefe de esta trama de corrupción y que le colgó “dos veces el teléfono” después de que Mariano Rajoy ordenara que se prescindiera de sus servicios en el 2003.

El entonces presidente del partido fue informado por un empresario amigo del también tesorero Álvaro Lapuerta de que Correa tenía “actividades ilícitas” porque se dedicaba a “intermediar usando el nombre del partido”. Por ello, tras un encuentro en el que participaron el entonces secretario general Ángel Acebes, Rajoy y Lapuerta, él mandó un correo a todas las sedes en el que les comunicó la prohibición de contratar a Correa salvo a Francisco Camps, entonces presidente de la Generalitat Valenciana, porque éste les comentó que iba a seguir contando con los servicios de Álvaro Pérez, El Bigotes, porque “era un genio y tenia los precios muy ajustados”.

La caja b se abrió tras el asesinato de Gregorio Ordóñez para contratar seguridad

El dirigente popular no quiso dar detalles sobre la caja b del PP tras admitir en cuatro ocasiones su existencia. Sin embargo, aclaró que la misma se nutría de donativos y no de comisiones. Y que se abrió después del asesinato de Gregorio Ordóñez a manos de ETA porque este partido necesitaba contratar seguridad para proteger a sus concejales en el País Vasco.

Por ello, afirmó que los donativos que entregaban a Lapuerta no tenían “un carácter finalista”. Aunque reconoció que lo hacían “para que se les abriera una puerta”. Asimismo, defendió la honorabilidad y honestidad del tesorero, que no se sienta en el banquillo por problemas de salud. Y aseguró que éste, cuando hacía las gestiones para el empresario con cargos del PP, les decía: “No tengo interés en el tema, pero te pido que le invites a un café y me dejes bien”.

Durante su declaración negó que los otros dirigentes del PP que se sientan en el banquillo hayan cobrado dinero de Correa y reiteró que el jefe de esta trama de corrupción no tenía ninguna relación con Francisco Álvarez Cascos desde 1997.

Cómo van a utilizar al gerente del partido cuando tenían la intermediación de Villar Mir o Florentino Pérez?»

Asimismo, rechazó que los empresarios le necesitaran a él para lograr adjudicaciones públicas porque acudían al palco del Real Madrid donde “iban ministros”. Y se preguntó: “¿Cómo van a utilizar al gerente del partido para lograr las adjudicaciones cuando tenían el nivel de intermediación de Juan Miguel Villar Mir o Florentino Pérez? Es una broma”, se contestó.

El dirigente popular vivió los momentos más tensos cuando la fiscal le preguntó por su mujer, Rosalía Iglesias, a la que exculpó de cualquier delito. Bárcenas aseguró que ella era la que se ocupaba de hacer la compra y que tenía una cuenta bancaria a su nombre para atender los gastos de la casa. También que firmaba todo lo que él le pedía e incluso manifestó que en la declaración de la renta firmaba con “un garabato” en su nombre.

Más confusas fueron sus explicaciones sobre la afición a los cuadros del matrimonio. El dirigente popular explicó que el antiguo tesorero del PP, Rosendo Naseiro, le introdujo en el mundo del arte y que adquirió piezas que acabaron en el Museo del Prado. También que algunos de estos cuadros acabaron en el sótano de su casa porque a su mujer “le gustan los bodegones, pero no las imágenes religiosas”. Y reconoció que no declaró las plusvalías de la venta de estas obras de arte.

El dirigente popular también admitió que Correa le había pagado viajes. “Yo soy un aportante de fondos a la caja b” del jefe de la trama de corrupción porque abonó la mayoría de los viajes que realizó aunque el jefe de la trama “tuvo un par de atenciones conmigo”.

El tribunal tiene que decidir si acepta la autorización de Suiza para usar las cuentas

La fiscal informó al inicio del juicio de que Suiza ha autorizado a que se use la información que ha remitido sobre los movimientos de las cuentas de los acusados en este país. Sin embargo, en este documento no se menciona a Bárcenas y se limita el uso de la información a delitos de fraude fiscal, es decir, evadir dinero a Hacienda que tiene un origen en la corrupción.

El tribunal tiene que decidir si admite este documento para que la fiscalía interrogue sobre la fortuna del ex tesorero popular en este país. Bárcenas, según fuentes de su entorno, va a contestar a todas las preguntas y está preparado para explicar cualquier dato de sus movimientos.

De momento, Bárcenas ha admitido que, desde 2002, “debido a la crisis económica” guardaba en una caja fuerte en el despacho de su casa, cada año, unos 25.000 o 30.000 euros para “tener liquidez”.

En la sesión de este lunes, Bárcenas estuvo acompañado por su mujer, que regresó al banquillo de los acusados después de que fuera eximida por el tribunal para asistir a todas las sesiones del juicio. Francisco Correa y Pablo Crespo también siguieron con atención las explicaciones del ex dirigente popular.