El lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado hoy, en boca de su portavoz de Gobierno, Josu Erkoreka, que su ausencia de la Conferencia de Presidentes que desde esta mañana se celebra en Madrid “no tendrá consecuencias” para Euskadi visto el contenido de la misma. El Ejecutivo vasco considera que el orden del día previsto en la misma convierte a este foro en “una Conferencia de conferencias sectoriales” ya que está previsto abordar únicamente cuestiones de carácter sectorial que de todos modos se analizarán en los respectivos órganos bilaterales entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas.

Erkoreka ha reiterado que Urkullu se reafirma en su negativa a acudir a la Conferencia –al igual que ha hecho el presidente de Cataluña- y ha añadido que “alguien ha forzado la cosas” para justificar la Conferencia agrupando en ella este tipo de contenidos con el único fin de que Rajoy pueda “hacerse una foto” con los presidentes autonómicos. Ha subrayado que se “celebrase o no”, nada cambiará para los intereses del País Vasco.

El Gobierno vasco cree que “alguien ha forzado las cosas” para que Rajoy logre la foto

Erkoreka también se ha referido a las críticas que desde su socio de Gobierno, el PSE, se han lanzado por la no presencia hoy del lehendakari en la Conferencia de Presidentes autonómicos. La semana pasada la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, aseguró que “debería estar” hoy en Madrid junto al resto de presidentes de las autonomías, y ayer el ya candidato a la secretaría general del PSOE y ex lehenkadari, Patxi López también reprochó a Urkullu no participar en ella. Erkoreka ha señalado que es evidente que existen diferentes opiniones entre los socios del Ejecutivo vasco pero que corresponde “en exclusiva” al lehendakari Urkullu adoptar esta decisión. Ha respondido a Patxi López recordándole que el momento “histórico” de uno y otro es diferente y que sus planteamientos son legítimamente “dispares” en esta cuestión.

Urkullu continúa a la espera de que el presidente del Gobierno le cite a la reunión bilateral a la que se comprometió por carta en respuesta a la misiva que a finales de diciembre le remitió el lehendakari instándole a verse. Por el momento no existe fecha para que se celebre este encuentro. De celebrarse se pondría fin a casi dos años y medio sin reunirse. La última cita entre Rajoy y Urkullu se remonta a septiembre de 2014 en La Moncloa.

El gobierno vasco no consulta a su socio el ‘Caso Margüello’

Erkoreka ha confirmado la información adelantada por ‘El independiente’ el pasado viernes en relación al denominado ‘caso Margüello’ y según la cual el Ejecutivo, personado en la causa, renunciaba a presentar acusación penal contra los cuatro acusados pero se reservaba el derecho a reclamar la posible indemnización a la que fueran condenados. La Fiscalía reclama para tres ex altos cargos de la sanidad pública vasca y una de sus socias penas de entre 6,5 y 11 años de cárcel y una indemnización por un importe de 6,8 millones de euros por haberse beneficiado de contrataciones obtenidas de modo irregular. Erkoreka ha asegurado que los pronunciamientos judiciales anteriores producidos contra algunos de los acusados, si bien en procedimientos diferentes y que en otro de los casos la Fiscalía pide reabrir, les lleva a no presentar una petición de pena de prisión pero sí a reclamar “hasta el último euro” del posible daño económico provocado a las arcas públicas por la adjudicación de estos contratos sanitarios si finalmente son condenados.

La decisión se ha adoptado sin que el caso haya sido tratado en el seno del Consejo de Gobierno. El denominado ‘caso Margüello’ fue impulsado por el PSE durante el Gobierno de Patxi López y provocó una profunda fractura con el PNV. Esta causa, cuya investigación se remonta a 2009, provocó una comisión de investigación parlamentaria y que el Ejecutivo socialista terminó por remitir a la Fiscalía.

Por otro lado el Gobierno vasco ha aprobado hoy el que será el eje de su acción de Gobierno a lo largo de la legislatura y que incluirá el desarrollo de 15 planes estratégicos para alcanzar los objetivos fijados y que pasan, entre otros por reducir el desempleo al 10% en 2020, elevar hasta el 25% del PIB el peso de la industria en la economía vasca, reducir un 20% las tasas de pobreza o reducir el abandono escolar por debajo del 10%. Para ello se pondrán en marcha planes estratégicos en ámbitos que van desde la convivencia y los derechos humanos hasta a la Industria, el medio Ambiente, la Sanidad, los servicios sociales o el Empleo, entre otros.