Una avalancha de nieve ha sepultado este miércoles el Hotel Rigopiano, ubicado en la localidad de Farindola, en la región de Abruzzo, en el centro de Italia, después de la serie de terremotos que han sacudido este miércoles la nación transalpina. Antonio Crocetta, el jefe de uno de los equipos de rescate que trabajan en el hotel ha asegurado que hay «muchos muertos» en el interior del establecimiento. «Hay muchos muertos», ha afirmado Crocetta, en declaraciones a la agencia de noticias Ansa. En el momento del alud de nieve, provocada por los terremotos registrados el miércoles en la zona, en el interior del hotel se encontraban al menos 22 personas.

Los equipos desplegados en la zona han logrado rescatar a dos personas en el exterior del hotel, una de ellas con síntomas de hipotermia y que ha tenido que ser trasladada en helicóptero a un hospital. Se encuentra herida en estado grave pero su vida no corre peligro. Los testigos de los hechos han relatado que el hotel sufrió una avalancha de nieve de una fuera inaudita en esa zona. Hasta el lugar de los hechos los bomberos han desplazado un helicóptero para evacuación.

Los primeros equipos de rescate no han llegado a la zona del hotel hasta pasadas las 4.00 horas, y una vez allí han logrado salvar a dos personas, identificadas como Giampiero Parete y Fabio Salzetta, que se encontraba fuera de las instalaciones en el momento de la avalancha, según el diario Il Corriere della Sera. Los dos se resguardaron en un vehículo cerca del hotel tras la avalancha y su estado de salud es bueno, según han confirmado los equipos de rescate.

El Cuerpo Nacional de Socorro Alpino y Espeleológico (CNSAS) fue el primero en desplazarse hasta el lugar, después de haber recibido un mensaje en el que dos personas pedían ayuda y alertaban de que se estaban «muriendo de frío». El Cuerpo Nacional de Socorro Alpino y Espeleológico (CNSAS) fue el primero en desplazarse hasta el lugar, después de haber recibido un mensaje en el que dos personas pedían ayuda y alertaban de que se estaban «muriendo de frío».