El secretario de Hacienda de la Generalitat, Lluís Salvadó, será el encargado de dar las únicas explicaciones que el Gobierno de la Generalitat está dispuesto a dar en sede parlamentaria sobre el caso Vidal. Ni el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ni los consejeros de Economía, Oriol Junqueras; Justicia, Carles Mundó, o Gobernación, Mertixell Borràs, atenderán las peticiones de la oposición para que expliquen qué hay de cierto en las polémicas declaraciones del ex juez, quien llegó a afirmar en sus conferencias que la Generalitat había obtenido de forma ilegal los datos fiscales de todos los catalanes, que ha hecho listas de jueces en función de su adscripción o política, o ha ocultado partidas secretas en el presupuesto para el referéndum.

La portavoz del Govern, Neus Munté, ha sido tajante hoy al negar que ningún otro responsable gubernamental tenga que comparecer ante el Parlament por esas declaraciones, de las que ha insistido en que «son totalmente falsas». «Quien mejor puede dar explicaciones respecto a que no se ha cometido ilegalidad sobre los datos fiscales es el secretario de Hacienda», ha asegurado la portavoz catalana, tras señalar que esta cuestión ha sido la que ha generado más controversia.

Respecto a las listas de jueces o el supuesto convenio con el gobierno de un tercer país para adiestrar a unidades especiales de los mossos, Munté se ha limitado a insistir en que ella misma como portavoz ha negado esas afirmaciones. «Estamos muy tranquilos sobre nuestra actuación, por eso se han ofrecido todas las explicaciones pertinentes», ha afirmado. Explicaciones que, en todo caso, se circunscriben a medios de comunicación.

En este contexto, la consellera de Presidencia ha respondido a las duras declaraciones en las que el portavoz del PP, Pablo Casado, tachó la actitud del Ejecutivo catalán de xenófobo. «Es increíble que no se les caiga la cara de vergüenza. Estamos hablando de declaraciones de alguien que no es alto cargo de este Gobierno y que ha renunciado al acta de senador», ha argumentado para contrastar esta renuncia con la continuidad como diputado del ex ministro Jorge Fernández Díaz, tras recordar las conversaciones grabadas y su responsabilidad en la Operación Cataluña.

Todo el Govern acompañará a Mas al TSJC

La portavoz ha anunciado, además, que el «el conjunto del Gobierno de la Generalitat» acompañará al ex president Artur Mas y las ex consejeras Irene Rigau y Joana Ortega en la primera jornada del juicio oral por el 9-N que tendrá lugar el próximo lunes. Una cita a la que se daba por descontado que no acudirían ni el presidente catalán ni el conseller de Justicia, Carles Mundó, salvedades que no ha hecho hoy Munté.

El Ejecutivo catalán se compromete así con la marcha de apoyo organizada por las entidades soberanistas y que, según sus organizadores, cuenta ya con más de 15.000 inscritos para hacer una nueva demostración de fuerza a las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). El alto tribunal catalán ya rechazó este tipo de demostraciones, que podrían interpretarse como intentos de coartar al tribunal, a raíz de la concentración que acompañó la primera declaración de Mas ante el TSJC. Pero esa queja no impidió que las instituciones catalanas organizaran una nueva marcha con motivo de la declaración de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en la que también participaron consellers y diputados, y a la que Carles Puigdemont dio apoyo parcial, acompañando a Forcadell en un tramo de su recorrido desde el Parlament pero sin llegar a las puertas del Tribunal.