El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha criticado que el Gobierno central haya hecho una apuesta pública por dialogar con el Govern pero no se haya concretado en ninguna medida: «Nos merecíamos que la ‘operación diálogo’ no fuera sólo un anuncio».

En una entrevista de La Vanguardia publicada este domingo, el presidente catalán critica que no se hayan abordado ninguno de los 45 puntos que presentó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primer encuentro tras acceder a la Generalitat: «Ni siquiera en eso se ha avanzado».

Explica que ha mantenido conversaciones telefónicas con Rajoy y que está a su disposición para reunirse no para hablar «de una rotonda, sino de la relación entre Cataluña y España», por lo que considera que no puede ser tabú para el Gobierno debatir sobre la idea de una Cataluña independiente.

«Es nuestro presidente, también de los catalanes que votan independencia. Tiene el deber de interlocutar con nosotros, le guste o no», argumenta, pero dice que no le obligará a tratar el referéndum necesariamente sino la relación entre Cataluña y el Estado.

El referéndum ‘será vinculante’

Sobre la consulta que el Govern prevé celebrar este 2017, asegura que no se ha fijado aún una fecha pero recuerda que se comprometió a llevarlo a cabo antes de terminar septiembre, a lo que añade: «Creemos que hay margen para negociarlo con el Estado y ya expresé que la fecha podría negociarse».

Preguntado por si, al no contar con el aval del Estado, podría convertirse en una consulta como la del 9-N, ha defendido que se diferenciará del proceso participativo de 2014 porque no tendrá una pregunta múltiple, la organizará el Govern y el resultado será vinculante: «Es decir, que nos comprometemos a aplicarlo».

Sostiene que el referéndum se realizará «amparado en todas las garantías legales» y apuesta, en caso de una victoria del ‘no’, por que el Govern dimita y se convoquen elecciones para que un Ejecutivo distinto gestione la nueva realidad.

No se imagina que se convoque el referéndum coincidiendo con elecciones para esquivar un posible impedimento a la hora de acceder a los colegios electorales «porque se preguntan cosas diferentes» y, en caso de resultados contradictorios, se podría cuestionar qué resultado prevalecería.

Santi Vidal

Sobre las afirmaciones del ex senador de ERC Santi Vidal, en las que aseguraba que la Generalitat tenía todos los datos fiscales de los catalanes de forma ilegal, ha negado que se hayan realizado ilegalidades: «En caso contrario, estoy convencido de que habría actuado algún poder del Estado».

«Los datos fiscales que tiene la Generalitat son los que le toca tener y se corresponden con los impuestos que están traspasados», argumenta, y niega que se haya cometido ninguna irregularidad en la construcción de las llamadas estructuras de Estado.

Operación ‘Pika’

Puigdemont ha asegurado que la Fiscalía «no siempre se expresa en términos de neutralidad política», en referencia a los registros y detenciones de esta semana en el marco de la investigación por presunta financiación irregular de CDC, en proceso de extinción.

«El ‘modus operandi’ coincide siempre. Cuando se presentó JxSí, casualmente se entraba en la sede de CDC», ha recordado, ya que las detenciones de esta semana, que terminaron en todos los casos con puestas en libertad, se produjeron a pocos días del juicio al ex presidente de la Generalitat Artur Mas y a las ex consejeras Irene Rigau y Joana Ortega por el 9-N.

«Los Mossos se enteraron cuando la operación ya estaba en marcha… y había muchos medios de comunicación, como siempre, que fueron avisados», ha lamentado.

Asimismo, ha recordado que acompañará a los tres miembros del anterior Govern al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y ha defendido que «quien crea que se tiene que movilizar lo haga y tenga toda la disponibilidad de hacerlo».