El Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV) ha convocado para el próximo martes a Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez, El Bigotes, y otros tres empleados de la red de empresas del grupo Gürtel para comunicarles si decreta su ingreso en prisión tras haberles condenado este viernes a penas que oscilan entre los 13 y los 3 años de cárcel por «por amañar contratos» con la Generalitat valenciana cuando la presidía Francisco Camps en el caso Fitur.

El jefe de esta trama de corrupción ha recibido la condena en Madrid, ya que junto a su abogado, Juan Carlos Navarro, decidió que no se trasladaba a Valencia para conocer el fallo. Correa está «muy afectado» por esta resolución, ya que no esperaba que el tribunal le impusiera seis años por malversación, aunque estaba preparado para los otros siete años que le han caído en los otros delitos.

A pesar de ello, confía en que la fiscalía no solicite su inmediato ingreso en prisión. «Tiene dos años de juicio por delante en la Audiencia Nacional y está acudiendo a todas las sesiones», explican fuentes de su entorno. El jefe de esta red de corrupción cambió de estrategia en el juicio del caso Gürtel para intentar reducir su estancia en la cárcel, ya que busca que la fiscalía le acumule las sentencias y reconozca que ha colaborado con la justicia tras admitir en la vista que se celebra en la Audiencia Nacional que cobró comisiones a empresarios a cambio de adjudicaciones públicas de administraciones gobernadas por el PP.

Petición de la fiscalía

La citación del TSJV responde a una petición de la fiscalía anticorrupción que ha pedido la celebración de la llamada vistilla en la que el fiscal y las acusaciones pueden reclamar la prisión, la libertad bajo fianza u otras medidas cautelares contra los condenados. Por su parte, las defensas de los imputados se pueden oponer a estas medidas.

Un día más tarde, los magistrados recibirán a los cinco políticos implicados en este caso entre ellos la ex consellera de turismo Milagrosa Martínez para cumplir el mismo trámite.

Otras condenas

El TSJV también condena a otros 10 acusados entre ellos el número dos de la red de corrupción, Pablo Crespo (13 años),  al responsable de esta trama de Valencia, Álvaro Pérez, el Bigotes, (12 años y tres meses) y la ex consellera de turismo, Milagrosa Martínez (9 años). Por el contrario, los togados han absuelto a la ex consejera Angélica Such y a Juan Bover, ex jefe jurídico de la Agencia Valencia de Turismo.

En la sentencia, notificada esta mañana, el Tribunal considera probado que los acusados crearon una trama empresarial para obtener distintos contratos de la Generalitat Valenciana en diversas ferias de turismo (fundamentalmente en las edificios de FITUR entre 2005 y 2009) tras realizar distintas actuaciones encaminadas a manipular, alterar e influir a su favor en la tramitación de los procedimientos administrativos de adjudicación de tales trabajos.

El grupo de empresas de Correa, según la resolución, era una organización empresarial creada ex profeso para manipular concursos públicos y participar activamente en el cambio de las condiciones exigidas a los adjudicatarios.

Información privilegiada

Las mercantiles de Correa, añaden los jueces, carecían de medios personales y materiales para ejecutar esos trabajos, motivo por el que los subcontrataban con terceros. De esta forma obtenían un enriquecimiento irregular al lucrarse aplicando unos márgenes desproporcionados, duplicando partidas o facturando gastos inexistentes.

Tales importes eran admitidos por la Administración Autonómica (Agencia Valenciana de Turismo, Conselleria de Turismo, Conselleria de Territorio y vivienda y Conselleria de Infraestructuras y Transporte), que no solo no llevó un control efectivo de los pagos sino que alteró los criterios de adjudicación de los contratos y benefició irregularmente a las empresas del Grupo Correa, explica la resolución..

Estas mercantiles, según recoge la sentencia de 558 páginas, tenían información privilegiada: conocían por anticipado las condiciones de los contratos públicos, contratos que, en algunos casos, se modificaban a su conveniencia. Los condenados están acusados de haber cobrado comisiones cercanas a los 300.000 euros por contratos que rondaban los cinco millones de euros.

Asimismo, los jueces rechazan todas las peticiones presentadas por los acusados de nulidad de las actuaciones por lo que este fallo servirá como base para la previsible condena de la Audiencia Nacional en el juicio del caso Gürtel, ya que las alegaciones presentadas fueron las mismas.

Las penas

Las penas impuestas por el tribunal para los dirigentes de la red de corrupción son las siguientes: Francisco Correa y Pablo Crespo, 13 años de prisión por los delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y cohecho activo. Álvaro Pérez: 12 años y 3 meses de cárcel por asociación ilícita, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, falsedad documental, cohecho activo. Y a tres empleados de esta red penas que oscilan entre los seis y los tres años de prisión.

Asimismo, los togados condenan a la ex consellera de turismo Milagrosa Martínez a nueve años de cárcel por prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos y cohecho pasivo.

A su ex jefe de Gabinete Rafael Betoret le imponen seis años de cárcel por prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos.

El resto de funcionarios de la consejería de Turismo han sido castigados con penas que oscilan entre los siete y los tres años de prisión. El tribunal absuelve a la ex consellera de Turismo entre el 2007 y el 2009 Angélica Such y a Juan Bover.

Comiso de bienes

Además, en la sentencia se condena a Correa y otros nueve condenados a indemnizar a la Generalitat Valenciana con 272.000 euros y les prohíbe volver a contratar con la administración pública. También decomisa los bienes de la sociedad Orange Market que dirigía Älvaro Pérez por un importe de dos millones de euros y el comiso de un reloj valorado en 2.400 euros con el que fue obsequiada la consellera de Turismo condenada.