La derrota de Iñigo Errejón tendrá una traducción directa en una pérdida de responsabilidades. Los afines al hasta ahora secretario político dan por hecho que este área desaparecerá de la nueva Ejecutiva, y contemplan un escenario en que el referente de la corriente errejonista quede relegado a un segundo plano. La inapelable victoria de Pablo Iglesias en la Asamblea Ciudadana, que le ha otorgado una mayoría absoluta en el Consejo Ciudadano Estatal -el órgano de dirección- deja en el aire el papel de Errejón.

La Secretaría Política ya es una batalla perdida. El documento organizativo de Iglesias ni siquiera aseguraba su existencia, y Juan Carlos Monedero, cofundador del partido y muy cercano a Iglesias, ya ha advertido de lo innecesario de este cargo: «El secretario político de un partido es el secretario general», ha afirmado rotundo este domingo en La Sexta. Pocas horas antes también le había instado a dar «un paso atrás» en el partido.

Irene Montero compara el papel de Errejón con el de Bescansa o Monedero

Sin embargo, el otro cargo que pende de un hilo es el de la portavocía parlamentaria. Iglesias ya ha planteado en varias ocasiones la posibilidad de que sea el propio Errejón el que renuncie a ser la voz de Podemos en el Congreso a causa de las diferencias entre la tesis de la dirección y la del portavoz. Irene Montero, número dos de la lista de Iglesias y portavoz adjunta en el Parlamento, ya ha vinculado la continuidad de Errejón en este papel a la dirección del partido, donde Pablo Iglesias no tendrá contestación. «Las decisiones le corresponden al Consejo Ciudadano y no vamos a hurtar esas decisiones a los órganos democráticos». señaló, al ser preguntada sobre el asunto. «Los inscritos han dicho que trabajar con unidad, que aquí no sobra nadie», defendió, poco antes de comparar el futuro papel de Errejón con el de otros dirigentes actualmente fuera de la dirección del partido: «Errejón, al igual que Carolina Bescansa, Nacho Álvarez o Juan Carlos Monedero, tiene un papel fundamental en Podemos».

Un paso más allá ha ido el propio Monedero, que ha pedido a Iñigo Errejón que dé un paso atrás aplicando la misma lógica con la que amenazó Iglesias en campaña, por la que renunciaría en caso de no alcanzar la victoria. «Errejón tiene que tomar una decisión y sería bueno que la tomara él», ha comenzado Monedero, según ha publicado El País. «Pablo expresó que si ganasen los documentos de Errejón y la línea política de Errejón, él no se vería capacitado de representarlo. En esa misma línea, Errejón tiene que asumir ahora si él quiere ser portavoz de la nueva línea política o entiende que tiene que representarla otra persona», ha asegurado. «Sería bueno que la decisión la tomara él y no cualquier otro órgano, porque ayudaría a rebajar la tensión».

Esta posibilidad no parece estar entre los planes de Iñigo Errejón, que se ha puesto a disposición de la nueva dirección, a la vez que le ha pedido capacidad para integrar: Nos han dicho que juntos, unidos, y que Podemos es plural», ha determinado. En este sentido, ha confiado en que el nuevo Consejo Ciudadano controlado por Iglesias actúe con «responsabilidad» y trabaje por la unidad a través de la «pluralidad» y la «integración». Algunos de los integrantes de la candidatura, en cambio, se ponen en lo peor y advertían del caso de Madrid, donde Ramón Espinar contó en la Ejecutiva con diez afines y uno de la candidatura opuesta en el proceso madrileño. En este sentido, esperan que Iglesias tenga un gesto de unidad «para que cuente con todos».

El ‘errejonismo’: una amarga derrota

Ni los más pesimistas entre la corriente de Iñigo Errejón imaginaban el descalabro. El peor de los escenarios posibles es el de los errejonistas, que en la Asamblea Ciudadana Estatal, Vistalegre II, han obtenido un 33,68% de los apoyos en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos frente al 50,78% del de Pablo Iglesias. Errejón contará con 23 miembros en la dirección de los 62 electos, mientras que el pablismo cuenta con una mayoría absoluta de 37 asientos. Las previsiones de una y otra parte eran hasta hace poco un resultado ajustado, aunque la realidad quedó muy lejos de esta expectativa: en todos los documentos, el que fuera el número dos de Podemos ha obtenido un 20% de menos que Iglesias, es decir, 30.000 votos menos en todas sus tesis.

La empresa Agora Voting facilitó los resultados de la votación a las 09.00 horas de este domingo y estaba previsto que no se dieran a conocer hasta cinco horas después. Sin embargo, el ambiente auguraba la victoria del secretario general. Juan Carlos Monedero, fundador y ex dirigente de Podemos, atravesaba el palacio de Vistalegre poco antes de que comenzara la jornada, hacia las once de la mañana. Lo hizo exultante, en un gesto en el que se podía intuir el desenlace del encuentro. Pocos minutos después los datos se publicaban en eldiario.es, que adelantó la información. Mientras los pablistas comenzaban a felicitarse tímidamente, se sucedían las caras largas entre los afines a Errejón.

Iglesias tiene la mayoría absoluta en el Consejo Ciudadano Estatal, la dirección de Podemos

La amargura empañó la emoción para algunos de los miembros de Recuperar la Ilusión -la lista del secretario político- que sí fueron elegidos para estar en la dirección. Pocas palabras y aceptación de los resultados. «Es lo que han votado los inscritos», reconocía uno de los dirigentes electos. El errejonismo se prepara para lo peor, con un Consejo Ciudadano Estatal en el que Iglesias tiene una mayoría absoluta. Será este Consejo el que apruebe el Consejo de Coordinación, la Ejecutiva que será el núcleo duro de Podemos.

El todavía secretario político da por perdido poder renovar su cargo, un área que no quedaba asegurada en los documentos organizativos de Iglesias y que -aseguran diputados afines a Errejón- desaparecerá en la próxima Ejecutiva. Esta corriente da por seguro el papel testimonial que ocupará a partir de ahora en el partido, y dudan siquiera que vaya a estar en el Consejo de Coordinación. En caso de estarlo, opinan, tendrá una Secretaría poco comprometida.

Desde el errejonismo han visto poco integradores los primeros gestos de Iglesias después de que se hicieran públicos los resultados. El secretario general de Podemos ha subido al escenario junto a todo el Consejo Ciudadano Electo y ha dado un discurso apelando a la «unidad y humildad».»Gracias por recordarnos que para ser útiles que tenemos que estar unidos», ha asegurado el líder del partido, que acto seguido se ha abrazado a Irene Montero y Rafael Mayoral para celebrar el resultado, algo que -creen dirigentes afines a Errejón- ha marcado un desplazamiento del hasta ahora número dos del partido.