La Zarzuela ha reaccionado de manera inmediata a la sentencia del caso Noós, con un “respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial”. Fuentes oficiales de la institución se han remitido a esta aséptica máxima, que ha sido la misma a lo largo de todas las etapas del proceso contra la hermana del monarca y su cuñado; una constante con la que La Corona ha venido construyendo, desde la proclamación hasta hoy su blindaje institucional frente a un caso que, según el nuevo organigrama, ya no afecta a la Familia Real sino a familiares del Rey a los que, además, éste ha revocado el ducado.

Lo han hecho en el momento en que el Rey y la Reina Doña Letizia hacían aún su recorrido por el interior del Museo Thyssen de Madrid, donde han acudido para cumplir con un acto de agenda programado una semana atrás. Felipe VI se ha librado por unos pocos minutos de que las cámaras graben su reacción a la sentencia. Acompañado de la Reina, ha adelantado un cuarto de hora su llegada al Museo, a donde el presidente de Hungría, Jans Ader, ha acudido -también junto a su esposa- a las 12.00 horas para inaugurar la exposición sobre las Obras Maestras de Budapest.

Don Felipe y Doña Letizia, que han exhibido sendas sonrisas y una aparente normalidad, han descubierto una placa y se han hecho fotografías con el personal del museo y con las autoridades, entre las que se encontraban la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, además de la baronesa Thyssen. A continuación, han recibido al jefe del Estado húngaro -con el que almorzarán este mediodía en el Palacio Real- para hacer el recorrido por la muestra.

Las cámaras no han tenido acceso al interior del recinto, ni tampoco a la salida de la comitiva, por lo que ha sido imposible dar testimonio gráfico de su reacción. En todo caso, el monarca y su esposa han hecho gala de continuas sonrisas a su entrada, y de una aparente normalidad.