La escenificación de ruptura en el gobierno de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid han dejado estos días una imagen inédita: la de la alcaldesa votando en solitario con el voto en contra de todo su grupo. La convivencia de múltiples corrientes de Ahora Madrid han provocado diferencias a las que, casi dos años después de llegar al gobierno, quieren poner fin. Con este objetivo distintas organizaciones integrantes de Ahora Madrid han organizado unas jornadas este fin de semana para «volver al origen», «repensar el municipalismo», y encontrar la centralidad que dio origen al grupo liderado por Carmena. Por su parte Podemos Madrid ha contraprogramado estas jornadas con otros actos en los que participa su secretario general municipal, Jesús Montero, el autonómico, Ramón Espinar y el estatal, Pablo Iglesias, enfocados también en la estrategia municipal para revalidar el gobierno del cambio.

El objetivo es acabar con la división de Ahora Madrid y «volver a sentar las bases»

Los actos organizados por Ahora Madrid –MuniMad, Madrid ante los retos municipalistas en 2017 contarán con la intervención de Joan Subirats y algunos de los concejales del ayuntamiento, como Inés Sabanés, Pablo Soto, Yolanda Rodríguez, Jorge García Castaño, Mauricio Valiente, Javier Barbero, o Carlos Sánchez Mato, además de la portavoz del ayuntamiento, Rita Maestre.

Estos encuentros, que el sábado tendrán forma de talleres, se celebrarán en tres lugares paralelos: la sede de Equo, el Espacio Madrid129 y la Morada, uno de los lugares de encuentro de Podemos. Esta combinación no es casual: el objetivo de los actos es el de acabar con la división y remar por que todas las fuerzas de Ahora Madrid vuelvan al mismo cauce. Es decir, «repensar el municipalismo» para «reconstruir» el espacio y «volver a recolocar las piezas» en torno a un objetivo común: «Crear un movimiento como el de antes de las elecciones municipales» de mayo de 2015, señalan fuentes próximas al Consistorio.

Ahora Madrid es un partido instrumental que nació de la unión de Podemos y Ganemos -donde entran a su vez por IU, Equo o movimientos sociales salidos del 15M como el colectivo M129- al albur de aquellas elecciones. El rápido desarrollo del partido hice inevitable que convivieran distintas sensibilidades bajo el mismo sello. Esta diversidad ha derivado en los últimos meses en «diferencias» importantes entre «los distintos espacios» dentro del partido y que se han puesto de manifiesto más de lo deseable.

Carmena, de perfil independiente, ha tenido hasta ahora la autoridad suficiente para marcar perfil propio y mantenerse por encima de estas diferencias entre las distintas corrientes, presidiendo un castillo de naipes que en algunos momentos amenazaba con derrumbarse. Ahora, sin renunciar a esta diversidad y a la libertad de opinión de que siempre ha presumido la alcaldesa, quiere «volver a sentar las bases» de Ahora Madrid, que junto a Barcelona en Comú es uno de los caballos de batalla de los llamados «Gobiernos del cambio».

El pasado marzo se produjo uno de los enfrentamientos más directos entre Podemos y Ganemos Madrid, después que la formación morada, liderada por Montero, tratara de ganar peso en la Mesa de Coordinación, el órgano decisorio de Ahora Madrid, y acabar así con lo que consideraban una «sobrerrepresentación» de Ganemos. Esta, esgrimen fuentes de ámbito regional, sería una de las razones por las que Podemos ha «contraprogramado» con otros actos los encuentros del partido municipal. Montero, que en su día fue uno de los valedores de la actual alcaldesa, reclama ahora más poder para Podemos dentro del gobierno local y el acto junto a Pablo Iglesias y Ramón Espinar le serviría como plataforma para ganar peso dentro del partido morado y contar así con más poder de negociación para configurar las listas de las próximas elecciones municipales.