El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha insistido en su derecho a «declarar para aclarar» y ha puesto como ejemplo los casos de sus antecesores socialistas Andrés Hernández Ros y Carlos Collado, que «salieron por la puerta de atrás» y años después «la justicia les dio la razón». Sánchez ha hecho estas declaraciones en la inauguración del Foro Región de Murcia Corredor Mediterráneo, donde ha lamentado que su comunidad autónoma haya sufrido «muchas veces estrategias de mesa de camilla» como la que, en su opinión, están llevando a cabo los partidos de la oposición contra su persona.

El presidente ha querido poner «un ejemplo, que no una comparación» con los «dos presidentes socialistas que salieron por la puerta de atrás en esta región y la justicia les dio la razón después», ha dicho sin citarlos directamente.

Se trata del primer presidente murciano de la democracia, Andrés Hernández Ros, que dimitió un año después de su nombramiento acusado de un intento de soborno a dos periodistas que nunca llegó a demostrarse, y de su sucesor, Carlos Collado, que también dimitió en 1993 acusado por su propio partido de delitos de prevaricación y malversación de fondos en la compra de unos terrenos para su cesión a General Electric, hechos por los que tampoco fue condenado.

«¿El PSOE no ha aprendido nada todavía?», se ha preguntado el presidente, quien ha resaltado el tiempo que costó a la región «recuperarse» de esas circunstancias. ¿Qué quieren, volver a hacer lo mismo? ¿A quién beneficia esto? A los murcianos, no», ha zanjado.

«Estrategias de mesa camilla»

Sánchez ha dicho que se siente «preocupado y dolido» porque los ciudadanos de la región están también preocupados por esta situación, y ha lamentado que «algunos, por pura estrategia de mesa de camilla, sean capaces de someter a esta región y a su gente a una incertidumbre, a un desasosiego, a una desazón y a una preocupación».

En su opinión, «no vale todo» y él solo necesita dejar pasar 72 horas para declarar por «un posible error administrativo» sobre la justificación de una subvención, ya que «nadie duda de que no falta ni un euro».

Eso, ha apuntado, es «lo normal en un Estado de derecho», ya que ante cualquier denuncia el primer paso siempre es llamar al acusado a declarar para que dé su versión de los hechos.

«Firmamos un pacto de investidura con la misma redacción» que en el resto de comunidades y municipios

Por eso ha insistido este viernes  en que Cs mantiene una postura «incongruente» en la región, ya que en el resto de España pone la línea roja de la dimisión en la apertura de juicio oral. «Firmamos un pacto de investidura con la misma redacción» que en el resto de comunidades y municipios en los que el PP gobierna con el apoyo de Ciudadanos, pero ahora el partido naranja «no interpreta ese pacto» de la misma manera que los populares y que el propio partido en el resto de territorios, ha insistido.

Tampoco coincide la interpretación que hace en Murcia Ciudadanos con la proposición presentada hace una semana en el Congreso de los Diputados para poner en marcha una ley que obligue a la dimisión, pero no con la imputación, sino con la apertura de juicio.

Por último, ha asegurado que no podría «mirar a los murcianos a los ojos si no tuviera la conciencia limpia» y ha insistido en que a la oposición «no le interesa saber la verdad», sino una «victoria política para entrar por la ventana, no por las urnas, con pactos de perdedores».

C’s y PSOE se reunirán el «martes o miércoles»

Los secretarios generales de PSOE y Cs en Murcia, Rafael González Tovar y Miguel Sánchez, respectivamente, se verán el «martes o miércoles» de la semana próxima para empezar a negociar un posible nuevo gobierno autonómico ante la ruptura del pacto de investidura entre el PP y el partido naranja.

El líder de los socialistas murcianos y portavoz del grupo parlamentario ha adelantado el miércoles como fecha más probable para el inicio de las conversaciones tras haber recibido una llamada telefónica de su homólogo de Ciudadanos. No obstante, ambos coincidirán el martes en la reunión de la junta de portavoces del Parlamento, por lo que podrían aprovechar su presencia en el legislativo para abrir la negociación de una eventual moción de censura, como se apuntó ayer desde la oposición al conocerse la negativa del presidente, Pedro Antonio Sánchez, a dimitir.

«El lunes es el día en que Sánchez se sentará en el banquillo para defenderse y entendemos que es un día inhábil para negociar», ha dicho González Tovar, quien ha empezado ya junto a su equipo a «cruzar» los programas con los que su partido y Cs concurrieron a las autonómicas de 2015 en busca de coincidencias que hagan posible un gobierno «estable» para los próximos dos años.

«No queremos eternizar este proceso porque la situación que está viviendo Murcia nos preocupa», ha añadido el líder socialista, quien descarta en esta primera fase de diálogo reuniones a tres bandas entre PSOE, Cs y Podemos.