Patxi López consolida su propuesta como tercera vía de consenso ante el enfrentamiento de Pedro Sánchez y Susana Díaz en las primarias del PSOE. El ex lehendakari y ex presidente del Congreso ha plasmado su proyecto para el partido y para el país en un documento llamado ‘Más de cien razones para unir al PSOE. Tod@s ganamos con Patxi’ que, entre otras medidas, aboga por celebrar una segunda vuelta en las primarias.

La propuesta persigue consolidar al líder que salga de estos procesos al celebrar una segunda elección entre los dos candidatos más votados. Se consigue así que los secretarios generales del PSOE elegidos en primarias se garanticen más del 50% del apoyo de la militancia.

El secretario general tendría así el apoyo de más del 50% de la militancia

Tras el traumático derribo de Pedro Sánchez el 1 de octubre, López aboga por regular las fórmulas de remoción del secretario general. Se ejecutaría a través de una cuestión de confianza, a propuesta del propio líder del partido, o por una moción de censura, a propuesta de la mayoría del Comité Federal.

El candidato socialista también propone que el congreso del partido regule las consultas directas a las bases. Apuesta por celebrarlas sólo para «cuestiones de especial relevancia», a propuesta del Comité Federal o del 20% de la propia militancia. Sí serán obligatorias para ratificar los acuerdos de gobierno y se regirán por un nuevo Reglamento de Participación de la Militancia.

El proyecto de López se vuelve audaz a la hora de buscar fórmulas de captación de militantes. Con terminología similar a la usada por Podemos, el documento propugna convertir las casas del pueblo en «focos irradiadores» de activismo.

«Vamos a activar el partido, sobre todo sus agrupaciones locales y sus casas del pueblo, que pueden ser focos irradiadores de actividad política positiva y de generación de afectos y apoyos sociales. Las Casas del Pueblo, especialmente en las grandes ciudades, deben albergar debates en torno a la vida institucional, celebrar consultas vecinales, organizar campañas de activismo cívico en torno a objetivos locales, programar actividades culturales, prestar servicios a la vecindad, ceder espacios a entidades
vecinales…», reza el documento.

La fórmula que pr0pone es la creación de una Secretaría de Dinamización de Agrupaciones Locales y una Convención anual de Balance y Estrategia, para que toda la militancia debata y plantee enmiendas en todos los niveles orgánicos sobre un documento elaborado al respecto por la Comisión Ejecutiva Federal.

En su proyecto, López se desmarca de la colaboración con el Gobierno del PP puesta en marcha por la Gestora y de la alianza de izquierdas que propone Pedro Sánchez. «Los socialistas no nos definimos como la muleta que atempera la gestión dolorosa de la derecha, pero tampoco nos consideramos una minoría más en una suma confusa de minorías de izquierda», asegura.

Doble referéndum

Para solucionar el conflicto catalán, el ex lehendakari apuesta por un doble referéndum como culminación de la reforma de la Constitución. «Una reforma constitucional en clave federal, reconociendo
singularidades; definiendo un nuevo marco competencial mucho más claro; estableciendo un sistema de financiación suficiente, estable y corresponsable; y asignando al Senado la función clave del encuentro y la cooperación federal. Esta solución requiere un doble refrendo por parte de la sociedad catalana, que votará junto al resto de los españoles la reforma de la Carta Magna, y que votará además la imprescindible adaptación del Estatuto de Autonomía al nuevo marco institucional, explica el documento.

La propuesta aboga claramente por derogar la reforma laboral y «socializar» el empleo disponible en unas sociedades abocadas a soportar un 30% de paro por la robótica y la economía digital. «La respuesta está en no renunciar al pleno empleo y en socializar el aumento de la productividad que traerá la robótica», establece.

«Habrá más recursos y hemos de usar esos recursos, vía fiscal, para atender el bien común. ¿Cómo? Por ejemplo, repartiendo los tiempos de trabajo disponible. Si los robots pueden hacer nuestro trabajo, trabajemos menos días y menos horas a la semana, con el mismo salario. Segundo, hagamos que esos recursos extra financien actividades necesarias para la sociedad con uso intensivo de mano de obra, como la atención a las personas dependientes o el cuidado del medio ambiente. Y tercero, utilicemos esos recursos para financiar un ingreso mínimo vital a fin de asegurar que todas las personas sin trabajo puedan vivir con dignidad», establece el documento.

Propone una renta básica financiada por impuestos a las transacciones financieras

Esa renta básica se establecería a nivel europeo y se financiaría «con la fiscalidad impuesta a las transacciones financieras que ahora prácticamente no pagan impuestos. Esto es hacer Europa frente al antieuropeismo. Y esto es hacer justicia real frente a los populismos estériles», explica.

Precisamente para aumentar la recaudación de impuestos, el documento aboga por evaluar las bonificaciones fiscales. La reforma de las principales figuras tributarias no debe realizarse mediante
subidas de tipos impositivos que gravarán más a la clase media trabajadora. Deben evaluarse la multitud de deducciones y bonificaciones, que suponen la friolera de 37.000 millones de gasto fiscal, a menudo un caldo de cultivo para la elusión fiscal, y eliminarse aquellas más regresivas o que se compruebe que no cumplen con el objetivo de política económica para el que se diseñaron», plantea el documento.

Para establecer una fiscalidad más equitativa, el candidato quiere «recuperar la tributación de las herencias, pero diseñándola de forma que no penalice a las clases medias, sino que grave verdaderamente la transmisión generacional de grandes patrimonios, origen de la verdadera desigualdad de la riqueza».

«Y acabaremos con el dumping fiscal en el Impuesto de Patrimonio de comunidades como Madrid. Asimismo, el IBI debe dotarse de mayor progresividad. No tiene sentido y es profundamente injusto que este impuesto no tenga un carácter más marcadamente progresivo», señala.