La Comisión de Reglamento del Parlament ha aprobado este jueves la creación de la ponencia conjunta de reforma del reglamento de la Cámara. Una ponencia en la que sólo participarán JxS y la CUP, lo que ha llevado a los soberanistas a amenazar a la oposición con medidas disciplinarias por su autoexclusión. La ponencia creada hoy debe servir para introducir en el reglamento del parlamento autonómico la posibilidad de que el Pleno apruebe por la vía de lectura única las proposiciones de ley. El objetivo último de esta reforma, tal y como ha confesado abiertamente la mayoría independentista de la Cámara, no es otro que el de poder aprobar las Ley de Transitoriedad Jurídica que incluye la convocatoria de un referéndum de independencia y la proclamación de una legalidad catalana propia por vía de lectura única.

JxS pretende además introducir esa votación por la vía de urgencia en el pleno escogido, como ya se hizo en su momento con las conclusiones de la Ponencia de estudio sobre el proceso de independencia que se votaron en el Pleno gracias al voto de calidad de Carme Forcadell en la Mesa, sin que la oposición pudiera frenarlo ni pedir dictamen previo al Consell de Garantías Estatutarias. De este modo, pretende aprobar el texto en unas horas desde que entre en el registro la petición de incluirlo en el orden del día hasta la votación definitiva, para esquivar así el más que probable recurso al Tribunal Constitucional. Una opción que dejaría totalmente desprotegida a la oposición.

Turull amenaza a la oposición por negarse a participar

Por eso todos los grupos de la oposición se han negado a participar en esa ponencia teóricamente conjunta, en una insólita unanimidad que va desde el PP y C’s hasta el PSC y la confluencia de comunes y Podemos que encarna CSQP. La aprobación de la ponencia en la Comisión que preside Forcadell ha provocado momentos de tensión cuando el portavoz del PP, Santi Rodríguez, ha argumentado: «No pueden obligarnos a participar en una reforma reglamentaria que no compartimos, consideramos nuestros derechos vulnerados». Ante esto, el portavoz de la ex Convergencia, Jordi Turull, ha recriminado a la oposición «dejadez de funciones» y ha pedido valorar si debería abrirse expediente reglamentario contra estos grupos por su negativa a participar en la ponencia.

El portavoz del PP en el Parlament ha negado que la amenaza de Turull pueda tener recorrido parlamentario y ha recordado, en declaraciones a El Independiente, que «la iniciativa legislativa es un derecho, no una obligación» por lo que se ha mostrado convencido de que la Mesa del Parlament «ni tomará en consideración» la propuesta del portavoz soberanista.

De momento, la ponencia queda constituida con dos diputados de PDCat, el propio Turull y Roger Torrent, y la anticapitalista Anna Gabriel. Pero tanto C’s como el PP han anunciado ya su intención de recurrir su creación ante el Tribunal Constitucional, con el precedente marcado hace un año con la anulación de las ponencias creadas para elaborar las «leyes de desconexión» -las que debían crear la agencia tributaria y la seguridad social catalanas, y la de transitoriedad jurídica-. El Constitucional falló entonces a favor de la oposición en el Parlament, que presentó recurso de amparo por la creación de ponencias conjuntas en las que sólo participan dos de los seis grupos del Parlament.