Mañana no habrá pleno en la Asamblea Regional de Murcia como cada jueves. Ante la crisis institucional que vive la región, Ciudadanos ha propuesto la suspensión de la sesión con el apoyo del resto de la oposición. Por el contrario, representantes de Ciudadanos y del PSOE regional se reunirán a las 12.00 horas para intentar llegar a un acuerdo sobre la moción de censura presentada por el grupo socialista y que se debatirá los días 5 y 6 de abril.

Los de Rivera, que no han variado un ápice su postura de convocar elecciones, intentarán convencer a Tovar de que la mejor solución para salir de la crisis institucional es ir a las urnas pese a que éste insiste en formar un gobierno en minoría de dos años, hasta las próximas elecciones de 2019.

En el documento que presentará mañana el portavoz naranja, Miguel Sánchez, al que ha tenido acceso El Independiente, Ciudadanos se compromete a apoyar la moción de censura para «que se pueda exigir la responsabilidad política del Presidente D. Pedro Antonio Sánchez López y de su Consejo de Gobierno». A cambio, tras la aprobación de la moción, el nuevo Presidente, cuyo puesto ocuparía Rafael González Tovar, éste deberá «de forma inmediata y como primer acuerdo del nuevo Ejecutivo» convocar elecciones. Por su parte, los socialistas entregarán a Sánchez un escrito con 25 medidas para «un acuerdo plural de gobierno».

No faltará debate en este encuentro, ya que ambas formaciones han hecho visibles durante las últimas semanas sus discrepancias sobre el fin de esta moción de censura. Las conversaciones han sido constantes durante los últimos días, según fuentes del PSOE, y aunque son conscientes de que «es difícil salir mañana con un consenso», confían en que haya un acercamiento porque «hay muchos puntos en común», pero convocar elecciones «de forma inmediata no se contempla».

No están dispuestos a ir a las urnas y que el gobierno saliente dure sólo dos años por el coste que supone esta celebración -cerca de cuatro millones de euros, según los socialistas- y esto, insisten, no se lo pueden permitir «teniendo en cuenta la situación en la que está Murcia». Otro de los motivos que alegan es la falta de estabilidad que supondría convocar nuevos comicios ya que, según los cálculos de la formación, el nuevo gobierno no se pondría a funcionar hasta casi finales de año, por lo que el nuevo Ejecutivo apenas duraría un año y «así no se puede gobernar», aseguran.