Los portavoces de Ciudadanos y PSOE en Murcia volverán reunirse este jueves para poner las cartas sobre la mesa e intentar llegar a un acuerdo para que la moción de censura socialista, que se debatirá los próximos 5 y 6 de abril, salga adelante. Ambas formaciones se mantienen firmes en sus posturas, totalmente contrapuestas, y aunque admiten que en la reunión de este jueves será muy difícil salir con un acuerdo, confían en acercar posturas. Ciudadanos reitera que no se plantea un gobierno en minoría y el PSOE no quiere convocar elecciones inmediatas para que el gobierno saliente dure apenas un año. Pero sí habrá un punto clave en la reunión: los socialistas estarían dispuestos a ir a las urnas si la próxima legislatura fuera de cuatro años.

Esta posibilidad, especifican fuentes conocedoras de la situación, supondría modificar el Estatuto de Autonomía de la región, algo que ya está en marcha, y no es seguro que el resto de formaciones llegaran a aprobarlo. Actualmente existe una comisión sobre la reforma del Estatuto, pero en ella no hay ningún punto específico sobre la convocatoria de elecciones. Por eso, en el encuentro que mantendrán ambos portavoces, insisten, esperarán a conocer las posturas de cada uno y, de no sacar nada en claro, esta opción volvería a ponerse sobre la mesa.

La medida tendría que aprobarse en la Asamblea y posteriormente en el Congreso y en el Senado

«Primero intentaremos hacer ver a Ciudadanos que convocar elecciones a dos años de las siguientes es inviable», insisten los socialistas. Por ello, Tovar acudirá a este encuentro con un documento compuesto por 25 medidas para un «acuerdo plural de gobierno en la región de Murcia». Porque la prioridad del PSOE es dar estabilidad a la Comunidad y eso, a su juicio, sólo es posible formando un gobierno que al menos dure dos años, algo que se conseguiría con el apoyo de Ciudadanos a la moción de censura. Pero la foto de un gobierno con Podemos es una línea roja para la formación naranja.

Por el contrario, convocar elecciones ahora supondría un gran coste para los murcianos, algo a lo que se aferra el PSOE. Además, añaden que el gobierno saliente no se pondría en marcha hasta septiembre u octubre, por lo que la legislatura apenas duraría un año ya que las siguientes serían en 2019. “No nos vamos a prestar a ir a un gobierno que no vaya a ninguna parte”, ha reiterado este miércoles el portavoz regional Rafael González Tovar. Si Ciudadanos se cierra en banda, los socialistas estarían dispuestos a aceptar unos nuevos comicios si el nuevo gobierno puede ejercer durante cuatro años, aunque esta posibilidad, matizan, «está ahí, pero no es prioritario» dada su complejidad.

Este es un compromiso que el PSOE puede adquirir, pero no supondría la convocatoria «inmediata» que pide Ciudadanos, sino ir a las urnas una vez que el cambio en el Estatuto se hiciera efectivo, algo que podría alargarse meses e incluso más de un año. Este es un escenario complicado, ya que debería aprobarse por una mayoría de 3/5 en la Asamblea, y posteriormente en el Congreso y en el Senado.

Por el momento, Ciudadanos ha forzado la paralización del Pleno de la Asamblea de Murcia, que se celebra los jueves, ante la crisis institucional que vive la región y que intentará solucionar con el PSOE.