El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Julio Borges, ha acusado este jueves a Nicolás Maduro y al Tribunal Supremo de Justicia del país de haber dado un “golpe de Estado” al anular los poderes del parlamento, de mayoría opositora al régimen chavista, y al que declaró “en desacato” tras el acto de juramento de los diputados por el estado de Amazonas Nirma Guarulla, Julio Haron Ygarza y Romel Guzamana. Los tres parlamentarios están investigados por un presunto delito de fraude electoral y el propio Supremo ya había solicitado este mismo mes de marzo la retirada de sus actas.

Al incumplir esa orden, el Supremo ha dictaminado en dos sentencias hechas públicas en las últimas horas que asume las “competencias parlamentarias” de una cámara cuyas decisiones ya había anulado desde hace más de dos meses. Sin embargo, el paso dado ahora lleva la situación a un nuevo nivel: serán siete jueces elegidos a dedo por el gobierno de Maduro quienes asuman la función legislativa que hasta ahora desarrollaban los 167 diputados que consiguieron acta en las elecciones celebradas en diciembre de 2015.

Las reacciones han sido rápidas y contundentes. El propio presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, ha calificado estos dictámines de “basura” y ha denunciado que “le otorgan todas las competencias a Nicolás Maduro para hacer lo que le de la gana, endeudarse con quien quiera, contratar a quien quiera y perseguir a quienes le de la gana”. Y añadió que el poder legislativo, controlado por la oposición actualmente, se declara en rebeldía respecto al poder judicial: “El Parlamento se rebela y desconoce las sentencias del Tribunal Supremo, porque toda decisión judicial en contra de la Constitución es nula”.

Llamada a la Fuerza Nacional

En un mensaje durísimo lanzado a las puertas de la Asamblea, Borges hizo un llamado de ayuda tanto a la comunidad internacional como a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB): “No puede seguir silente, no puede seguir callada frente a la ruptura de la Constitución. Sabemos que los oficiales sufren el mismo drama del costo de la vida y de la violencia. Queremos hacer una llamada para que sean los primeros guardianes de la democracia y de la Constitución en Venezuela y se conviertan en parte de la solución”.

El presidente de la AN, adscrito a la Mesa de la Unidad Democrática, llamó también a los ciudadanos a emprender acciones en la calle: ““Sabemos que hay miedo, que hay represión, pero es el momento de ponernos de pie”. El líder opositor Henrique Capriles, actualmente de viaje en Colombia, también se pronunció para asegurar que “la última sentencia de la vergüenza de Tribunal desconoce la decisión de millones de venezolanos”.

Leopoldo López pide activar la Carta Democrática

El líder opositor venezolano Leopoldo López, encarcelado desde febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde, también condenó esta madrugada el “golpe de Estado” del Gobierno de Nicolás Maduro después de que el Tribunal Superior de Justicia venezolano anunciara que asumía las competencias del Parlamento, controlado por la oposición desde diciembre de 2015.

A través de una serie de mensajes publicados por su esposa, Lilian Tintori, en la cuenta oficial de Twitter del opositor, López ha denunciado “ante el mundo la consumación de un golpe de Estado” en el país. “Hoy, a través de una sentencia ilegal e ilegítima, el TSJ decretó formalmente la dictadura que desde 2014 hemos denunciando en Venezuela”, ha apuntado.

López ha asegurado que tanto el país como toda la región se encuentra en un momento “definitorio” en el que los ciudadanos deben elegir si están “a favor de la democracia o de la dictadura”.

“Venezolanos, la lucha para derrotar a la dictadura y recuperar nuestra libertad y democracia debemos darla en todos los terrenos”, ha señalado. En este sentido, López ha solicitado a la Organización de Estados Americanos (OEA) que aplique la Carta Democrática contra Caracas y al Mercado Común del Sur (MERCOSUR), que revise “las cláusulas y los protocolos democráticos”. “Los gobiernos de los países del continente deberán responder ante sus pueblos y la historia por sus posturas ante la dictadura venezolana”, ha agregado.

Rajoy: ‘Se rompe la democracia’

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha pronunciado este viernes para advertir que la decisión del Tribunal Supremo venezolano “rompe la democracia”. “Si se rompe la división de poderes se rompe la democracia. Por la libertad, la Democracia y el Estado de derecho en Venezuela”, ha escrito Rajoy en su cuenta de Twitter, en un mensaje firmado con sus iniciales, lo que indica que lo ha escrito él personalmente.

No obstante, el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que es uno de los mediadores entre Gobierno y oposición señaló este jueves que la sentencia del Supremo es “un elemento más” del conflicto que se vive en el país y que se trabaja para lograr un acuerdo de estabilidad en Venezuela y que esa labor exige “prudencia, discreción y paciencia”.

Condena de Estados Unidos y la Unión Europea

El Gobierno de Estados Unidos ha lamentado igualmente el “grave revés a la democracia en Venezuela” por el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que arrebata los poderes al Parlamento y ha instado al presidente del país, Nicolás Maduro, a celebrar elecciones “cuanto antes”.

“Estados Unidos condena la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente”, ha dicho el portavoz interino del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado.

Toner ha afirmado que se trata de “una ruptura de las normas democráticas y constitucionales” que “daña enormemente a las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho a decidir el futuro de su país a través de sus representantes”. “Creemos que es un grave revés para la democracia en Venezuela”, ha enfatizado.

Washington ha exhortado a Caracas a “permitir que la Asamblea Nacional elegida democráticamente ejerza sus funciones constitucionales, a celebrar elecciones cuanto antes y a liberar inmediatamente a todos los presos políticos”.

“En lugar de apartar a las instituciones de la toma de decisiones democrática, el Gobierno de Venezuela debería cumplir los compromisos que asumió durante el proceso de diálogo de 2016, las obligaciones con su propio pueblo y las asumidas en la Carta Democrática Interamericana”, ha señalado.

La Unión Europea ha reclamado por su parte al Gobierno de Nicolás Maduro que trabaje “con todos los actores e instituciones” de Venezuela para superar “los múltiples desafíos a los que se enfrenta el país”, en alusión al fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que deja al Parlamento sin poder.

La portavoz del Servicio de Acción Exterior de la UE, Maja Kocijancic, ha considerado que este fallo y otros similares “están poniendo en tela de juicio los poderes constitucionales de la Asamblea Nacional y restringiendo la inmunidad parlamentaria de sus miembros, elegidos democráticamente por el pueblo venezolano”.

En este sentido, ha recordado “que el pleno respeto de la Constitución, los principios democráticos, el Estado de Derecho y la separación de poderes son cruciales para que el país pueda lograr una salida pacífica ante la difícil situación actual y recuperar la estabilidad política”.

“Por tanto, es de suma importancia establecer un calendario electoral claro y respetar a la Asamblea Nacional y a todos sus miembros, según lo previsto en la Constitución”, ha dicho la portavoz de Federica Mogherini en un comunicado.

“El Gobierno de Venezuela debe trabajar en conjunto con todos los actores e instituciones nacionales dentro del marco constitucional y en el pleno respeto de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales para enfrentar los múltiples desafíos que enfrenta el país”, ha indicado.