El ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz se ha presentado este miércoles en el Congreso como “víctima” del escándalo de las grabaciones en el Ministerio del que fue titular y ha defendido que la “única y auténtica conspiración” al difundirse el contenido de las conversaciones que mantuvo con el ex director de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso fue tratar de perjudicarle a él como político y al partido al que él representaba -el PP- como cabeza de lista por Barcelona, así como “afectar” al resultado de las elecciones generales del pasado 26-J para “alterar la voluntad popular”.

“He sido condenado antes de ser juzgado”, ha reprochado el ex ministro, que ha recordado que antes de la comisión de investigación los grupos en el Congreso ya reprobaron su labor en la Comisión de Interior y vetaron su presidencia en la de Exteriores.

Fernández Díaz ha comparecido ante la comisión de investigación constituida en el Congreso para depurar responsabilidades políticas por el supuesto uso de los medios del Ministerio del Interior para desacreditar a dirigentes de otras formaciones políticas. Lo ha hecho minutos después de haber declarado Daniel de Alfonso, anterior responsable Antifraude de Cataluña y con el que mantuvo dos reuniones en octubre de 2014 cuyo contenido fue difundido en la recta final de la campaña del 26-J.

El ex titular de Interior ha asegurado que él “no solicitó” los encuentros con De Alfonso y que no recordaba el contenido de las conversaciones que mantuvo con el anterior jefe Antifraude de Cataluña cuando el 21 de junio de 2016, estando en un acto electoral en la localidad barcelonesa de San Cugat del Vallés, le llamaron desde el Ministerio del Interior para informarle de que se estaban difundiendo las grabaciones de aquellos encuentros mantenidos en una estancia del palacete del madrileño del Paseo de la Castellana, 5 los días 2 y 16 de octubre de 2014.

El ex ministro se presenta como “víctima” y critica que se cree una comisión de investigación sobre unas “grabaciones ilícitas”

Con todo, Fernández Díaz ha celebrado que la “evidente intención” de quien filtró aquellas cintas a la prensa no diera resultado, toda vez que el PP consiguió en las elecciones superar por primera vez al Partido Socialista de Cataluña y a Convergència en la ciudad de Barcelona. “No les fue bien a quienes hicieron eso”, ha subrayado.

El ex ministro ha criticado que se haya constituido una comisión en el Parlamento “sobre la base de unas grabaciones ilícitas” por no haber sido consentidas por ninguno de los dos interlocutores, que “se retuvieron durante 20 meses” y que se difundieron “editadas, fragmentadas y descontextualizadas” cuando quedaban cinco días para la celebración de unos comicios “trascendentales”, tras no haber podido formar gobierno Mariano Rajoy después de las convocadas seis meses antes.

“¿Nadie se ha preocupado de investigar a quienes hicieron eso?”, ha lanzado Fernández Díaz, quien ha llamado la atención sobre el “mal precedente” que se crea con la constitución de esta comisión de investigación que ha “sentado doctrina”. En este sentido, ha recordado a los diputados que los medios tecnológicos para llevar este tipo de grabaciones “están en el mercado” y “nadie está a salvo” de que se puedan utilizar y luego se investigue en el Parlamento.

Fernández Díaz no ha ofrecido teorías sobre quién grabó, aunque desliza en varias ocasiones que ‘tiene una idea’

Tanto durante su primera intervención como en las respuestas a los miembros de la comisión, Fernández Díaz ha insistido en que “no ha escuchado” las cintas completas y ha rehusado ofrecer una teoría sobre quién las efectuó. “Tengo una idea”, ha manifestado en varias ocasiones, pero se ha negado a dar más detalles. “En una conversación informal se lo comentaría, pero no en una comisión de investigación”, ha insistido tanto al representante del Grupo Mixto como al de Ciudadanos, aludiendo a la falta de pruebas definitivas.

El ex ministro ha subrayado también que el encuentro con el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña la ideó el ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, Eugenio Pino. “A mí me dijo el entonces DAO después de una reunión que me quería comentar algo y que podía ser oportuno que recibiera a Daniel de Alfonso”, ha aclarado.

Dictamen pericial

Uno de los momentos más tensos de la comparecencia de Fernández Díaz se ha producido durante la intervención de Gabriel Rufián, que ya antes había protagonizado un acalorado enfrentamiento con el ex director de Antifraude. Frente al ex titular de Interior, Rufián ha recordado en varias ocasiones el afamado “Esto la Fiscalía te lo afina” que en un momento de las grabaciones Fernández Díaz parece dirigirle a De Alfonso en referencia a una posible investigación sobre la familia Pujol.

Visiblemente molesto, el ex ministro ha asegurado en ese momento que acepta someterse “a un dictamen pericial” que determine si esas fueron sus palabras, cosa que niega, y ha pedido al diputado de ERC que “si tengo razón me pida perdón”. “Usted sabe que miente”, ha cerrado Fernández Díaz ante los aplausos de la bancada popular, a los que Rufián ha respondido con sorna: “Parece esto el Bernabéu”.

Durante el resto de su intervención Fernández Díaz se ha referido también a la Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC), al mando del ex responsable de la Unidad de Asuntos Internos Marcelino Martín-Blas y ejecutora, entre otros, de los informes sobre la actuación policial en el 11-M, en el caso Faisán o en el de Marta del Castillo. “La BARC tiene de todo menos de secreta y de clandestina”, ha defendido, antes de mostrar numerosos reportajes publicados al respecto en una de las revistas de mayor difusión en el ámbito policial.