El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este miércoles a mediodía que su partido estudiará plantear a PSOE y Ciudadanos una moción de censura en la Asamblea de Madrid para descabalgar a la actual presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, y abrir así la puerta a un “gobierno progresista”. Con este anuncio, la formación morada quiere añadir presión sobre Ciudadanos, que ya ha anunciado que no participará de este iniciativa. El objetivo de Podemos es que C’s deje caer a la dirigente popular, que ha sido citada como testigo en la investigación que lleva el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco sobre las irregularidades en el Canal Isabel II y que ya se ha saldado con la detención del ex presidente de la Comunidad Ignacio González.

Así lo ha adelantado Iglesias en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, donde ha señalado que empezarán a estudiar las opciones para llevarla a cabo y hacer que el partido naranja preste su apoyo. “Ciudadanos no justifica el apoyo a este partido”, ha resuelto el líder de Podemos, que ha advertido de que “en la Comunidad de Madrid hay oportunidad para un gobierno diferente”. “Estamos dispuestos a estudiar otra opción con el secretario general en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar”.

En este sentido, ha advertido al partido de Albert Rivera: “Estaría bien que Ciudadanos no obstruyera la posibilidad de un gobierno progresista en la Comunidad de Madrid, no siguiera sosteniendo a Cifuentes”. Sobre el PSOE, sólo ha hecho una petición: “Que nos lo pongan fácil”. En una intervención en Cuatro, el líder madrileño de Podemos, Espinar ha afirmado que “se abre un periodo para estudiar qué opciones reales” hay para presentar una moción de censura y se ha mostrado dispuesto a mantener contacto con el resto de formaciones en este sentido.

Así, ha insistido en que la viabilidad de esta moción “depende de PSOE y Ciudadanos”, y ha hecho especial alusión a C’s, acusándole de ser “la muleta” de la corrupción y advirtiéndole de que “está a tiempo de rectificar y cumplir con sus electores para estar a la altura”. La iniciativa para derrocar al Gobierno del PP en Madrid necesitaría de un candidato alternativo y tendría que aprobarse por mayoría absoluta en la Cámara regional, por lo que las posibilidades de que saliera adelante son a priori reducidas.

El Gobierno de Cifuentes tiene en la Asamblea cuenta con 48 diputados del PP y 17 de Ciudadanos. Un total de 65 representantes que contrastan con los 64 que obtendría la suma de PSOE (37) y Podemos (27). Sin embargo, Podemos necesitaría del apoyo de todos los grupos para llevarla adelante; una posibilidad que no se presenta fácil por la posición de Ciudadanos, que ya ha declarado que no peligra el pacto con el PP en la capital, y por la debilidad interna de los socialistas, que no se encuentran en condiciones orgánicas para afrontar una decisión de tal calado que derrocaría a Cifuentes como presidenta de la Comunidad.

En declaraciones a este periódico, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha rechazado de plano la posibilidad de apoyar una moción de censura, asegurando que no se han incumplido “ninguno de los 75 puntos que hay en el acuerdo” y ha insistido en que el pacto firmado es la única garantía para que el PP “no siga haciendo de las suyas”.