Un agente de Policía ha muerto y otros dos han resultado heridos en un tiroteo sucedido en los Campos Elíseos de París. El ataque, que se produce a tres dias de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, concluyó también con la muerte del atacante, abatido por los agentes, según el balance de la cadena BMF TV. Poco antes de la medianoche, la organización terrorista Estado Islámico reivindicó el atentado a través de su órgano de propaganda, Amad.

Según informa Le Monde, los policías atacados pertenecían a la compañía 32 de la Prefectura de Policía de París dedicada al orden público y al control del tráfico. En un principio, el ministerio del Interior informó de la muerte de un segundo agente, extremo posteriormente rectificado.

La avenida, una de las arterias comerciales y turísticas más importantes de la capital parisina, fue sido cortada. La Policía advirtió inmediatamente a través de diferentes medios a los ciudadanos que no se aproximaran a la zona. El incidente ocurrió en torno a las 21.oo horas a la altura del número 104 de la avenida. Un portavoz del ministerio del Interior relató que dos hombres atacaron deliberadamente a los tres policías. Primero a uno de ellos que estaba en el coche patrulla y, después, a sus dos compañeros, a los que disparó antes de ser abatido.

La Prefectura, que descartó la hipótesis del robo y se centró en la investigación del “acto terrorista” -posteriormente confirmado por Estado Islámico-, informó de la existencia de una “operación en marcha” y procedió a cerrar varias estaciones de Metro en la zona (los hechos sucedieron junto a la estación Franklin D. Roosevelt).

Según la cadena BFM TV, el atacante, cuya identidad aún no ha sido hecha pública por el gobierno francés, pero que sí estaba fichado ya por las fuerzas de seguridad, ya mostró a través de mensajes de Telegram su intención de disparar contra agentes de policía.

Un testigo que cita la agencia Reuters aseguró que un individuo “se bajó de un coche y comenzó a disparar”, en lo que las autoridades calificaron ya de “acción terrorista”: “Estamos convencidos de que es un ataque terrorista”, ha reconocido François Hollande. Tras el atentado, el presidente de la República, que decidiño suspender su viaje a la Bretaña, convocó al gabinete de crisis con el primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, y el ministro del Interior, Matthias Fekl.

Francia está en estado de emergencia por los pasados ataques terroristas de París —que costaron la vida a 130 personas en noviembre de 2015— y de Niza, en julio del año pasado.

El tiroteo tiene lugar tres días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, que se celebrarán el domingo. La Policía desplegará un dispositivo de 50.000 agentes para garantizar la seguridad durante la jornada. La líder del frente Nacional, Marine Le Pen, ha expresado su “emoción” y “solidaridad” con las fuerzas de seguridad, “objetivo de nuevo de este tipo de ataques”.  El candidato presidencial de Los Republicanos, François Fillon ha brindado su reconocimiento a “las fuerzas del orden que dan la vida para proteger al resto”.

“No sé ni cómo calificar lo que ha pasado”, ha escrito el líder de En marche!, Emmanuel Macron, quien ha señalado que “el primer deber del presidente es el de proteger”. Por último, el socialista Benoit Hamon ha mostrado su “solidaridad con las fuerzas del orden”.