La máxima electoral que Podemos fijó en su programa, consistente en aumentar el gasto público y subir los impuestos a las rentas más altas, ha tenido su traducción en unos «Presupuestos alternativos». El grupo confederal Unidos Podemos ha presentado este miércoles una propuesta en el Congreso de los Diputados que va en paralelo a la enmienda a la totalidad que presentarán a los Presupuestos Generales del Estado del PP. Una ecuación que se concreta en la creación de nuevos impuestos a la banca y la subida del déficit, que fijan en un 3,7% frente al 3,1% que prevé el Gobierno.

Podemos plantea la creación de 64.000 plazas para funcionarios

La plana mayor de la formación morada, con la presencia de Pablo Iglesias, Irene Montero, Alberto Garzón o Nacho Álvarez -responsable de Economía- ha presentado el documento, en el que plantea aumentar en 19.500 euros el gasto, de los que dos terceras partes van destinados a la Administración del Estado. Las arcas públicas se destinan, según la propuesta, al aumento del 1,5% de las pensiones contributivas, a un plan de renta garantizada (al que destina 3.200 millones de euros) o un plan de empleo para parados de larga duración (1.315 millones), así como en el incremento de sueldo de los funcionarios públicos hasta un 2,7% (que se traduciría en 370.000 millones más de gasto).

En su programa propone, además, la «creación directa de 33.000 nuevos puestos de trabajo en la administración central, y otros 31.000 en las comunidades autónomas, aunque estos nuevos sueldos no están contemplados en la propuesta presupuestaria presentada. La apuesta por el empleo público de Podemos pasaría también por ampliar de la oferta pública de empleo (OPE) con 90.000 nuevas plazas anuales con el objetivo, señala el texto, de «cubrir con plazas de funcionarios los actuales puestos de interinos» y «estabilizar los empleos públicos ya existentes», por lo que no conllevaría un aumento presupuestario. En este sentido, Podemos apuesta por eliminar la tasa de reposición «para que cada administración pudiese adaptar la plantilla a sus necesidades para la prestación de servicios públicos».

Nuevos impuestos a las rentas más altas

Para cubrir el aumento en la partida de gastos, la propuesta de Podemos pasa por aumentar la recaudación por la vía de los impuestos directos, mientras se reducen los indirectos como el IVA. Así, propone una reforma fiscal progresiva que aumente el gravamen para las grandes fortunas y se crean nuevos impuestos, según han explicado en la presentación del proyecto.

Uno de ellos es el impuesto del 7% de solidaridad sobre los beneficios de la banca; otro, el impuesto de transacciones financieras, del 0,1%. Además, se incluye un «impuesto de solidaridad a las grandes fortunas» del 1% y se elimina el régimen de las sicav con el objetivo de «recuperar una tributación de la riqueza que se ha ido perdiendo estos años atrás».

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Entre otras medidas para aumentar las arcas del estado es eliminar las desgravaciones al Impuesto de Sociedades que obtienen las grandes empresas del país, aumentar los impuestos por rentas del capital y del ahorro, y destopar las pensiones, permitiendo así que los trabajadores con mayores ingresos paguen más a la Seguridad Social.

El aumento de los ingresos, sin embargo, no cubriría todo el gasto del Estado propuesto por Podemos, que apuesta por aumentar el déficit a costa de gasto público, que pasaría al 3,7% frente al 3,1 estimado por el Gobierno; una cifra que tendría que negociarse en el marco europeo. «Nos comprometemos con una reducción del déficit público pero tiene que ser un objetivo secundario y subordinado a objetivos de mayor importancia», ha resumido Nacho Álvarez. El propio líder de Podemos ha asegurado su intención de «reducir el déficit pero por una senda más sensata y por lo tanto más lenta».